Periodo Holoceno. PaleoArgentina Web.
 
    El Portal Paleontologico mas completo de lengua hispana. Gracias por visitarnos y esperamos su colaboracion.
 

PaleoArgentina Web - Portal Paleontológico

Pagina Principal I Presentación I Agregar en Mis Favoritos I Imprimir  I Copyright  I Correo I Colabore I Gmail I Grupo Paleo

 

 

Esta información debe ser considerada dentro del marco de la divulgación científica e informativa para público en general, no especializado, aficionado, técnico o profesional. Este contenido debe ser tomado solo como una guía educativa.

Periodo Holoceno:

A diferencia de los Periodos Geológicos anteriores, el Holoceno se encuentra representado en prácticamente en todas las localidades del país, en incluso a pocos centímetros de la superficie de las grandes ciudades. Es por ello que hemos decidido no incorporar el mapa ilustrado como en los casos anteriores. El holoceno marca los últimos 10 mil años de historia evolutiva del planeta y la mayor parte de las especies habían desaparecido, pero se hallan los representantes de varias especies que aun habitan nuestro país, entre ellos el hombre. El Holoceno (del griego holos, todo, y kainos, reciente: la era totalmente reciente), una división de la escala temporal geológica, es la última y actual época geológica del período Cuaternario. Comprende los últimos 11.784 años, desde el fin de la última glaciación. Es un período interglaciar en el que la temperatura se hizo más suave y la capa de hielo se derritió, lo que provocó un ascenso en el nivel del mar. Esto hizo que Indonesia, Japón y Taiwán se separaran de Asia; Gran Bretaña, de la Europa continental y Nueva Guinea y Tasmania, de Australia. Además, produjo la formación del Estrecho de Bering.

Urna y cuerpo juvenil momificado. Museo de La Plata.

Aborígenes alimentándose de un Toxodon inspirado en el famoso "fémur de Miramar". Ilustración Daniel Boh.

 

Rhea americana. Linnaerus, 1758.

Cáscaras de huevo del genero Rhea. Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar

Esqueleto de Rhea, exhibido en el MACN.

Aspecto de Rhea. Imagen; Michael Lahanas.

Ave Rheidae. Es una especie de ave estrutioniforme de la familia Rheidae. Se encuentra exclusivamente en Sudamérica. Pertenece al mismo orden que el avestruz, los emúes, los casuarios y las extintas moas; es decir, al orden de los estrutioniformes (Struthioniformes). Rhea pertenece a lo que hoy conocemos como ñandú. Desde el Pleistoceno medio (1,5 millones de años) se vienen registrando restos fósiles de esta enorme ave corredora. En Miramar, el Museólogo Daniel Boh recupero en 1992, un tocón con decenas de fragmentos de cáscaras de huevo atribuida al presente genero, con una antigüedad tentativa de 500 mil años antes del presente, en las cercanías de la Baliza de esa ciudad. Su cráneo era corto, con un pico mediano, deprimido y ancho. Narinas amplias. Cuello largo y angosto, con vértebras cervicales a aspecto mediadamente alargado. Miembros anteriores muy cortos e imposibilitados para el vuelo, mientras sus extremidades posteriores son largas y fuertes, adaptadas para la carrera, con tres dedos y uñas comprimidas. Durante el Holoceno fueron muy frecuentes en gran parte del país. El macho alcanza una altura de 1,50 m, y la hembra 1,20 m; el peso es de aproximadamente 30 a 35 kg en el macho y alrededor de los 25 kg en la hembra. En cuanto al esqueleto cabe mencionar la falta de quilla a nivel del esternón, característica común en las aves corredoras. En La Pampa y Patagonia se las puede observar en grandes grupos. Su presencia en sitios arqueológicos se debe en su mayor parte a que los grupos aborígenes se alimentaban de sus enormes huevos, pero hay poca evidencia de restos óseos.


Ctenomys talarum. Thomas, 1898.

Ejemplar de Ctenomys s.p hallado en San Pedro, Prov. de Bs Aires y exhibido en el Museo Local. Diario Clarin. Esqueleto parcial anatómicamente exhibido en el Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar. Aspecto de Ctenomys. (*)

Mamífero Roedor. Es una especie de roedor histricomorfo de la familia Ctenomyidae endémica de Argentina, en especial de la provincia de Buenos Aires, sistemas orográficos de Ventania y de Tandilia. El género Ctenomys Blainville, 1826 comprende actualmente más de sesenta especies de roedores subterráneos distribuidas en América del Sur, desde el centro-oeste de Perú hasta el archipiélago fueguino. Uno de los roedores mas comunes en el registro fosilífero durante la mitad del Pleistoceno y todo el Holoceno y posee semejanza adaptativas iguales a la de un topo. Son conocidos por el nombre de "Tuco tuco", en las cuales se encuentran grupos de marcada afinidad morfológica y genética, lo cual señalaría que la diversidad actual deriva de un numero menor de especies pretéritas fragmentadas durante la cambiante historia dinámica y paleo ecológica del Cuaternario. Es una especie originada en América del sur,  con formas extintas cercanamente emparentadas en el Plioceno, cuyo genero es conocido como Actenomys. Su vida esta ligada principalmente a hábitos subterráneos, realizando galerías y cuevas en el suelo, cavando con sus miembros anteriores robustos y provistos de fuertes garras, como así también de sus largos incisivos. Es muy raro que estos animales salgan a la superficie, ya que se exponían a ser capturados por pequeños mamíferos de la época, como por aves rapaces. Su alimentación estaba orientada principalmente a raíces y tallos duros. Su cráneo es corto y robusto y sus dientes son muy particulares, armados por incisivos largos y anchos de color anaranjado y por una hilera de tres molares por mandíbulas de forma semi-lunar. Su cabeza y cuerpo estaban formados por una sola unidad, ya que prácticamente no poseían cuello. Patas cortas y robustas y una cola corta y relativamente ancha. Durante el Holoceno fue un animal muy común y se lo considera un "fósil guía". También se han protagonizado algunos hallazgos arqueológicos en la región pampeana y en patagonia, donde se ha demostrado que los humanos habrían especializado técnicas de captura y su posterior alimentación de estos pequeños animalitos del tamaño de un cuis pampeano o de un cobayo.


Lagostomus maximus. Brookes.1828.

Cráneo con Mandíbula en el Museo Punta Hermengo de Miramar.

Tocón con restos esqueletarios de varios individuos. Museo de Miramar.

Aspecto de Lagostomus maximus. Por Carlos C. Wiedner.

Mamífero Roedor. Es una especie de roedor de la familia Chinchillidae. En la actualidad la especie se encuentra representada por la vizcacha. Durante el Plioceno, vivió un antiguo representante, el Lagostomopsis antiquus, de menor tamaño, pero recién a mediados del Pleistoceno bonaerense L. maximus ha tenido una gran expansión geográfica. Se trata de un genero aloctono, que llego a Sudamérica durante el “Gran Intercambio Biótico Americano”, o tal vez durante el Mioceno a través de otras circunstancias (Prolagostomus). Su alimentación estaría compuesta principalmente por tubérculos, raíces, hierbas etc. Poseía un cráneo ancho y robusto, con nasales alargados. Bullas timpánicas poco desarrolladas. Mandíbulas con una cresta regularmente fuerte y patas traseras alargadas a comparación de las primeras, acompañadas con tres dedos, de los cuales, el del medio es él mas largo. Realizaban grandes y extensas madrigueras, donde se pueden observar los túneles y recamaras centrales. En Miramar, en las inmediaciones del Vivero Dunicola Florentino Ameghino, se pueden encontrar con frecuencia en los afloramientos geológicos, numerosas paleocuevas atribuidas a la especie. En 1994, el autor del presente texto, hallo un una de las recamaras centrales de la madriguera, restos sustanciales de cuatro individuos de edades distintas. Demostrando que la especie tenia estrechos sociales complejos.


Felis (Puma) concolor. Linne, 1758.

 Cráneo de Felis p. concolor del Pleistoceno. (*).

Cráneo de Felis (puma) concolor. Colección Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.

Aspecto en vivo de Felis concolor común en el Pleistoceno y Holoceno. Por Carlos C. Wiedner.

Mamífero Carnívoro. Es un mamífero carnívoro de la familia Felidae nativo de América. Se trata de nada mas ni nada menos que de un puma prehistórico, cuyos registros fosilíferos se remontan al Pleistoceno medio en la Provincia de Buenos Aires, con una antigüedad de 1,5 millones de años. Los felinos de América del Norte invadieron luego a Sudamérica como parte del Gran Intercambio Biótico Americano, a raíz de la formación del istmo de Panamá. Este enorme felino fue tal vez, el carnívoro dominante durante el Holoceno medio hasta el mas reciente (junto a Panthera onca), pero en la actualidad se encuentra desplazado de la región. Se alimentaría probablemente de mamíferos de talla media como los Eutatus, roedores, entre otros, pero incluiría rara vez animales mas grandes, como los ciervos y el ñandú. Se han encontrado restos significativos del presente genero en sedimentos de la formación San Andrés (S.E bonaerense) y en sedimentos mas recientes del Pleistoceno, mientras que, se han encontrado restos mandibulares y huesos largos de Felis concolor en numerosos sitios arqueológicos de la Provincia de Buenos Aires con una antigüedad aproximada a 2 mil años. Estudios recientes han demostrado un alto grado de similitud genética entre las poblaciones de puma de América del Norte, lo que indica que todos ellos son descendientes bastante recientes de un pequeño grupo ancestral. La población original de pumas de América del Norte se extinguió en el Pleistoceno alrededor de 10 000 años atrás, con otros grandes mamíferos, como el Milodón. América del Norte habría sido repoblada por un grupo de pumas de América del Sur. Géneros relacionados: Felis onca, Felis colocolo, Felis vorohuensis,  Felis platensis, Felis longifrons y Oncifelis geoffroyi.


Canis (Dusicyon) avus. Burmeister, 1864.

Fragmento mandibular atribuido a Canis Dusicyon avus. Museo de Miramar.

Esqueleto de Canis sp en sedimentos Holocenos. Ilustrativo.

Aspecto en vida de Canis Dusicyon avus. (*)

Mamífero Carnívoro. Se trata de un raro canido que habito el territorio bonaerense desde el Pleistoceno superior (Edad Lujanense) hasta el Holoceno tardío, hallado en algunos casos a restos culturales de humanos prehistóricos, pero los paleontólogos creen que habitaron toda la región hasta la llegada de los primeros europeos. El presente genero se lo reconoce fosiliferamente solo en el Pleistoceno bonaerense, mientras que en el Holoceno, se lo encuentra también en la región Patagonica y en el sector austral Chileno. Tenia la apariencia de un lobo moderno y pertenece a la fauna que emigro desde el hemisferio norte. Su alimentación consistía principalmente de pequeños mamíferos y aves de zonas abiertas. Si bien su registro es muy escaso y solo se lo reconoce por restos aislados, es probable que viviera en jaurías organizadas, y vínculos sociales complejos como las formas vivientes. En la Provincia de Buenos Aires, se han hallado asentamientos aborígenes que utilizaban los caninos (colmillos) de estos, para usos religiosos. La contextura de Canis Dusicyon era muy parecida a la de un ovejero alemán. Estudios realizados por los prestigiosos Paleontólogos Argentinos Walter Berman y Eduardo Tonni, establecieron varias hipótesis sobre la extinción de este canido, sosteniendo que una de las posibilidades fue la hibridizacion de esta especie con Canis (Canis) familiaris, traído de Europa, es decir, que el mismo pudo haber desaparecido por una cruza con el nuevo representante, pero también se sospecha de los cambios climáticos y ambientales durante el siglo XVI. Los últimos registros de ejemplares de Dusicyon avus han sido datados en alrededor de 3000 años de antigüedad y coincide con la gran expansión poblacional de las sociedades cazadoras-recolectoras de la región. Se especula que el incremento de su cacería como elemento ornamental fúnebre podría estar estrechamente ligado a su extinción. Sus restos También fueron exhumados en Uruguay, en el sur del Brasil en playas de Río Grande del Sur; y gran parte de la Patagonia esteparia. En Chile, se encontraron restos óseos en el monumento natural Cueva del Milodón, Región de Magallanes y de la Antártica Chilena


Otaria flavencens. Shaw, 1800.

Cráneo de Otaria s.p.

Restos del esqueleto de un pinnípedo del Holoceno. Museo de Miramar.

Aspecto de las loberías costeras en el Holoceno. Por Carlos C. Wiedner.

Mamífero Carnívoro. Es una especie de mamífero pinnípedo de la familia de los otáridos. Este enorme animal marino llegaba a medir entre 2 y 3 metros de longitud y las hembras 1,5 m aproximadamente. Estos pinnípedos son muy comunes en la actualidad, ya que se trata del Lobo Marino de Un Pelo. Por diferentes estudios arqueológicos sabemos que los indígenas patagónicos (Tehuelches, Onas, Yaganes y Alacalufes) aprovecharon al lobo marino para su alimentación y fabricación de utensilios, incluso, los indígenas de la Tierra del Fuego los utilizaban para construir canoas: indefensos en tierra, curiosos en el agua, abundantes en carne y grasa tan necesarios en estos climas, fueron siempre una fácil presa para los aborígenes. Eran hábiles para encaramarse sobre las rocas y caminar por el suelo, lo que hacen colocando lentamente una pata delante de la otra y dando al mismo tiempo un impulso con la parte posterior del cuerpo; luego se vuelven a levantar apoyándose sobre las patas posteriores, las mueven alternativamente, y así avanzan a una velocidad bastante mayor de la que se les creería capaces. Además consiguen mantenerse en equilibrio sobre los salientes. Son restos fósiles son comunes durante el holoceno bonaerense y se encuentra asociado por lo general a restos arqueológicos. Son fundamentalmente carnívoros, consumiendo peces e invertebrados. Géneros relacionados: Arctocephalus australis.


Arctocephalus australis. Zimmermann, 1783.

Cráneo de Arctocephalus. Museo de Miramar. Humero con punta de proyectil. Museo de Miramar. Reconstrucción en vivo. Ilustracion de Aldo Chiappe.

Mamífero Carnívoro. Es una especie de mamífero pinnípedo de la familia de los otáridos propia de Sudamérica. Los arctocéfalos (palabra de estirpe griega, que significa cabeza de oso) forman un género de la familia Otaridos. Presenta el tronco más bien esbelto, el cráneo de mediano tamaño, fronto-nasal bastante largo, bulas timpánicas pequeñas, orbitas grandes, y los miembros tan alargados como pueda tenerlos un otarido. Los representantes machos pueden medir dos metros y medio o poco más. Las hembras adultas a duras penas alcanzan dos metros. Esta especie, en la actualidad se encuentra representado por el mismo genero y especie, que recibe los nombres vulgares de lobo de mar, lobo fino, lobo de Magallanes y lobo de dos pelos. Los arctocéfalos se mantenían la mayor parte de su tiempo en el mar, dedicados a la pesca. La dieta estaba compuesta principalmente por calamares, crustáceos, caracoles y algunos peces. Es probable que pudieran descender a profundidades de 170 metros. En el territorio bonaerense se han hallado restos aislados del genero Arctocephalus en sedimentos marinos cuya antigüedad es de unos 6 mil años, correspondientes a las ingreciones marinas en zonas continentales de la formacion Querandi. Otros descubrimientos recientes fueron realizados por el autor de la Pagina en sedimentos de unos 3 mil años, al norte del Muelle de Pesca de Miramar, conocido como Punta Hermengo. Así mismo, otro fenomenal hallazgo, incluye a tres restos sustanciales de esqueletos encontrados junto a animales de hábitos continentales en el sitio arqueológico de Las Brusquitas, conociéndose otros importantes sitios en todo el sudeste bonaerense. Género relacionado: Otaria flavences.


Eutatus seguini. Gervais, 1867.

Esqueleto completo del Museo Paleontológico de Salto.

Paleocueva atribuida a Eutatus, por sus características biométricas.

Aspecto que presentaba Eutatus seguini por Carlos C. Wiedner.

Mamífero Cingulata. Fue un dasipodido muy común en el territorio bonaerense, que recuerda en cierta forma con el Tatu Carreta. Eutatus seguini fue descrito originalmente en el año 1867 por el paleontólogo francés François Louis Paul Gervais. El material tipo son restos adquiridos en el año 1871 por el Muséum National d' Histoire Naturelle de París, los que fueron colectados por François Seguin. Su registro fosilífero abarca desde el Pleistoceno inferior (2 millones de años) hasta el Holoceno temprano ( 8 mil años), encontrándose en algunos casos, asociados a restos óseos de otros animales por actividad antropica, es decir, que han presentado manipulación por antiguos grupos humanos. Al igual que los armadillos, pose un escudete de placas óseas en su cráneo, conocido también como escudete cefálico. Su coraza dorsal es robusta, y poseía unas 33 bandas móviles que cubrían las dos terceras partes del caparazón. En cada mandíbula poseía de 9 a 10 dientes, los cuales utilizaba para comer carne en descomposición, huevos, larvas, caracoles y algunos tallos. Construían grandes galerías subterráneas, con cámaras amplias para proteger sus crías. Su cráneo era alargado. Sus patas eran cortas y robustas, protegidas por unas enormes falanges ungueales o garras, las cuales, eran justamente utilizadas para cavar. El único individuo con esqueleto completo es el exhumado en el año l996 por José Luís Ramírez en las barrancas del río Salto, el cual posee una antigüedad de alrededor de 60 000 años, y se expone en el Museo de Paleontología y Arqueología José F. Bonaparte, de la ciudad de Salto, en la provincia de Buenos Aires, En relación a su extinción, los amerindios primitivos, denominados «paleoindios», seguramente jugaron un papel destacado. Sus restos fueron exhumados de sitios arqueológicos de los primeros poblamientos humanos. Sinonimia: Eutatus brevis Ameghino, 1881, Eutatus minutus Ameghino, 1889, Eutatus punctatus Ameghino, 1881 y Eutatus ameghinoi Bordas, 1932.


Ozotoceros s.p. Ameghino, 1889.

Cráneo de Ozotocerus s.p. de un sitio Holoceno, depositado en el Museo Municipal de Miramar.

Huellas fósiles o paleoicnitas atribuidas a cervidos del Holoceno. Museo de Ciencias Naturales de Miramar.

Reconstrucción de Carlos C. Wiedner.

Mamífero Artiodactylo. Es un cérvido de tamaño mediano, endémico de las llanuras de la región templada de Sudamérica. Antiguamente extendido desde el trópico hasta la Patagonia, a causa de la caza masiva en el siglo XIX y la ocupación de su hábitat por el ganado bovino hoy habita sólo en áreas aisladas del Brasil, Bolivia, Uruguay y la Argentina. Este es un pequeño cérvido de unos 70 cm de altura (a la cruz) y probablemente peso entre 30 y 40 Kilogramos de peso. La alimentación de éstos cérvidos es prácticamente desconocida. Solo puede decirse que incluían en su dieta plantas hebáceas verdes, tiernas y brotes jóvenes; los pastos duros y secos, en cambio serian rechazados o consumidos en épocas de escasees, según sus características dentarias. Se han encontrado muy pocos fósiles del presente genero, pudiendo decir que sus primeros registros corresponden a mediados del Pleistoceno, o tal vez antes. En el Partido de General Alvarado, se han encontrado interesantes restos craneanos atribuidos al genero en cuestión, principalmente en la localidad de Centinela del Mar, a unos 60 kilómetros al sur de Miramar, en afloramientos geológicos correspondientes a un antiguo médano “fosilizado” único en la Provincia de Buenos Aires, con una antigüedad estimada en 200 mil años. Sus cuernos eran ramificados al igual que otros integrantes de la familia. El macho, es el único que posee cuernos y unos pequeños caninos en sus mandíbulas, reconociendo este fenómeno sexual como “dimorfismo sexual”.


Lama guanicoe. Cuvier, 1800.

Esqueleto correspondiente al Museo Paleontológico de Salto. (*)

Huellas fósiles de Lamaichnum. Museo de Ciencias Naturales de Miramar.

Reconstrucción en vivo del genero Lama. (*)

Mamífero Artiodactylo. Es una especie de mamífero artiodáctilo de la familia Camelidae propia de América del Sur. En la actualidad se encuentra representado por el típico guanaco, que habita principalmente la Provincia de La Pampa y la Región Patagonica. Se pueden hallar restos fósiles de Lama guanicoe desde el Pleistoceno, con cierto parentesco y semejanza al genero Paleolama que ya hemos descripto anteriormente (Pleistoceno). Su registro desaparece hace solo unos siglos atrás, calculados en el siglo XVI y XVII. Desde la llegada de los primeros grupos humanos cazadores, se convirtió en una presa muy usual, cuyos restos óseos son los mas comunes entre los grandes mamíferos en sitios arqueológicos. En la Provincia de Buenos Aires se han hallado en la localidad de Pehuen-Co, un sitio paleoicnologico con numerosas pisadas en las orillas de un paleopantano. En el Partido de General Alvarado, se han descubierto por ejemplo, un pequeño esqueleto casi completo, el cual fuera capturado y consumido por humanos hace unas centenas de años. Otros hallazgos recientes corresponden a la zona de Punta Hermengo, asociados a instrumento líticos, y otros restos mas interesantes en el Arroyo Las Brusquitas, e  impresionante aun, en el sitio Arqueológico Otero a pocos kilómetros de Necochea. Por lo general, en todos los casos en que los restos de Lama guanicoe aparecen acumulados por manipulación antropica, se trata de huesos largos fracturados, ya que los aborígenes consumían la medula ósea rica en proteínas y grasa. Otra curiosidad reciente, fue el hallazgo de huesos aislados en sedimentos marinos de 6000 años, pudiéndose tratar de un cadáver en descomposición que estuvo en deriva. Géneros relacionados: Eulamaops, Hemiauchenia, Lama lama, Paleolama weddellii, Lama vicugna, Camelus glama, lama guanicoe, Lama gracialis y Lama owenii.


Equus (Amerhippus) neogeus. Lund, 1840.

 

Aspecto que presentaría Equus (Amerhippus) neogeus, por el paleoartista Daniel Boh. Al lado, restos fósiles de Equus (Amerhippus) (*).

Mamífero Perissodactyla. Es otro mamífero aloctono. Es un subgénero del género Equus el cual agrupa a las 5 especies de dicho género de la familia Equidae, que vivieron en el Pleistoceno medio al Holoceno temprano de América del Sur, todas ellas se han extinguido. Los tamaños de estos mamíferos perisodáctilos, si bien eran robustos y bastante grandes, eran inferiores al de un caballo doméstico actual. Los materiales de mayor antigüedad provienen del Ensenadense de Tarija (Bolivia), y fueron fechados radiocarbónicamente con una edad de entre 1 millón y 700 mil años. Este genero es muy conocido desde el norte de Colombia hasta el sur de la provincia de Buenos Aires y zonas mas australes (Patagonia Argentina y Chile). Los Equinae como Equus (Amerhippus), Onohippidium e Hippidion, son conocidos ampliamente en el Pleistoceno de América del sur.  El ambiente inferido para el género abarca áreas abiertas de la región pampeana y brasileñas, que indicarían ambientes de pastizales xerofilos y suelos mas compactados. En este sentido, los registros en Chile están limitados a la parte central y sólo a nivel genérico, por lo que las inferencias paleoambientales que se pueden obtener resultan poco precisas. Este animal pesaría unos 400 kilogramos y pastoreaba en la antigua región pampeana. Sus depredadores serian los tigres dientes de sable y lobos, aunque también se han encontrado restos fósiles en sitios culturales, cazados y consumidos por antiguos pobladores humanos. Amerhippus se caracteriza por presentar una mandíbula robusta, y sus miembros monodáctilos macizos y cortos. El cráneo exhibe una cresta supraoccipital ancha, y una flexión craneal destacada. Equus (Amerhippus) Se distingue principalmente de Equus (Equus) por la ausencia completa de la cavidad en forma de cono comprimido —llamado cartucho externo o cornete— situada en el extremo libre de los incisivos inferiores. Esto sería el resultado de una evolución regresiva, y trae como resultado la pérdida de esmalte en la superficie que aplica masticación. El cúbito es más fuerte en Amerhippus que en otros subgéneros de Equus. Otros autores encontraron adecuado separar en un subgénero propio a los Equus sudamericanos pues todas sus especies poseen unas características extremidades más cortas y robustas, un cráneo más grande (en relación a las proporciones corporales), y la misma morfología dentaria.


Homo sapiens. Linnaeus, 1758.

 

Cráneos pertenecientes a grupos primitivos del holoceno temprano. Museo Argentino de Ciencias Naturales.

 

Recreación de uno de los trece cuerpos del enterratorio múltiple "Túmulo de Malacara". Museo Municipal de Miramar.

 

Homo pampaeus (Ameghino) atribuido erróneamente al hombre Terciario, conocido como el cráneo del arroyo La Tigra (Mar del Sud) en 1898. Museo de La Plata.

 

Entierro múltiple, hallado en el sitio 2 de Arroyo Seco; puede verse el esqueleto de un hombre adulto
flanqueado por dos mujeres. Fuente Ciencia Hoy.

Los restos humanos aquí presentados pertenecen a pobladores muy antiguos, que no tendrían relación de ancestralidad con ninguno de los "Pueblos Originarios" hoy conocidos.

Mamífero homínido. Es una especie de primate de la familia de los homínidos. También son conocidos bajo la denominación genérica de "hombre". Los humanos son el ultimo grupo de mamíferos en arribar a Sudamérica desde Norteamérica como resultado del Gran Intercambio Biótico Americano. Aun no se conoce con exactitud de la llegada de los primeros humanos a nuestro continente, pero varios grupos primitivos habitaban el territorio argentino hace mas de 10 mil años. Probablemente y gracias a algunos hallazgos, sabemos que el hombre colaboro con la extinción de grandes mamíferos herbívoros, como los mastodontes y perezosos gigantes. Posteriormente, estos primeros grupos humanos fueron desplazados por nuevos humanos, culturalmente mas cercanos a aquellos encontrados por los primeros pobladores europeos. Los descubrimientos de Piedra Museo y otros yacimientos antropológicos de América como Topper (Carolina del Sur, EE.UU.), y los mencionados Monte Verde y Pedra Furada, han replanteado completamente la teoría predominante sobre el poblamiento de América (teoría del poblamiento tardío) fundada sobre la Cultura Clovis, que sostiene que el hombre ingresó al continente americano hace aproximadamente 13.500 años, y han dado fundamento a una nueva teoría del poblamiento temprano de América, que ubica la fecha de ingreso entre 25.000 y 50.000 años adP, al mismo tiempo que modifica las teorías sobre las rutas de entrada y difusión por el continente. El poblamiento humano del actual territorio de Argentina tiene una antigüedad concordante con el final del Pleistoceno. La Patagonia posee los registros más antiguos de la presencia humana en el territorio argentino, en la localidad de Piedra Museo, Provincia de Santa Cruz, 15 000 años, aparentemente relacionada también con la posible presencia humana mucho más antigua aún detectada en el sur chileno, en el área de Monte Verde, 35 000 años. Estos descubrimientos no solo han puesto en crisis la teoría del poblamiento tardío y la llegada por Beringia, sino que sugieren una corriente pobladora de entrada al actual territorio argentino a través de la Patagonia y el extremo sur chileno. Otro remoto asentamiento fue ubicado en Los Toldos, también en la provincia de Santa Cruz, con restos que datan de 12 500 años . Hace 9000 años surgió la industria Toldense, caracterizada por puntas de proyectil subtriangulares bifaciales y raspadores laterales y terminales, cuchillos bifaciales y herramientas de hueso. Estos primeros habitantes del territorio argentino cazaban milodones (con el cuerpo parecido a un gran oso aunque con cabeza semejante a la de un camello ya que el milodón era un herbívoro ya extinguido) e hippidion (caballos sudamericanos que desaparecieron hace 10.000 años), además de guanacos, llamas y ñandúes. En la misma zona, la Cueva de las Manos (un alero a orillas del cañón del Río Pinturas en la provincia de Santa Cruz, se han hallado pinturas rupestres de 7300 años: impresiones de palmas de manos previamente teñidas con pintura fresca a partir de tintes naturales. Hace 11000 años ya había comenzado el poblamiento de la pampa. Más tarde, entre los 7000 y 4000 años A.P., aparece la industria Casapedrense, caracterizada por una mayor proporción de instrumentos líticos confeccionados sobre láminas, probablemente como una muestra de la especialización en la caza del guanaco, lo cual también esta presente en los desarrollos culturales posteriores de los patagones o tehuelches. Con posterioridad se conformaron tres regiones indígenas muy marcadas: en el cuadrante del noroeste andino se establecieron culturas agroalfareras emparentadas con la civilización andina y una parte de ellas llegó a integrar el Imperio inca; en el cuadrante nordeste se establecieron culturas agroalfareras emparentadas con la familia tupí-guaraní; en la pampa y la Patagonia se establecieron culturas nómades, y de estas, otra gran cantidad de diversificación cultural.


Balaenoptera physalus. Linne, 1864.

Esqueleto fósil de Balaenoptera. Imagen ilustrativa de fósil peruano. (*)

Aspecto de la ballena del holoceno, Balaenoptera. Tomado de Soulpix.

Mamífero Cetáceo. Los restos de grandes Cetaceos (ballenas y delfines) del Holoceno son poco frecuentes en el registro fosilífero de nuestro país, si bien se han colectado numerosas piezas durante estos últimos años. Estos materiales proceden principalmente de los cordones sedimentarios de conchillas fósiles que se observan a lo largo del litoral marítimo bonaerense, o en las desembocaduras de arroyos y ríos. Balaenoptera physalus fue en antecesor de la actual ballena azul, que habita prácticamente todos los mares. Sus antecesores se originaron durante el Paleoceno mas tardío. Pertenecen al orden de los Misticetos o ballenas sin dientes, las cuales desarrollaron un único sistema de alimentación, consistentes en pequeños animalejos con aspectos de gambas que existen entre el plancton. Sus mandíbulas no poseen dientes al igual que los maxilares, pero de estos últimos cuelgan unos tipos de barbas fibrosas y corneas, las cuales utiliza para filtrar el agua y capturar a sus diminutas presas. Sus restos proceden principalmente de la formación Querandi con una antigüedad entre 10 y 7 mil años.


Pontoporia (Stenodelphis) blainvillei. Norman & Fraser, 1938.

 

El Tec. Mariano Magnussen Saffer, junto a un esqueleto recreado in situ de Stenodelphis en el Museo de Miramar.

 

Ilustración de Carlos C. Wiedner.

Mamífero Cetáceo. Los Odontoceti son los cetáceos que poseen dientes. En general, los dientes son todos muy similares entre sí, cónicos, puntiagudos, con una sola raíz, y con una función parecida. Algunas especies tienen más de 100 dientes en cada hemimandíbula, mientras que otras, poseen sólo dos. Los odontocetos son conocidos desde el Oligoceno, mientras que en la Argentina datan recién del Mioceno temprano (hace alrededor de 20 millones de años). La familia Pontoporiidae incluye a formas que están adaptadas a vivir en ambientes de agua dulce. En la Argentina, dicha familia data del Mioceno tardío (hace algo más de 5 millones de años). En la actualidad, la especie más característica es Pontoporia blainvillei (odelfín del plata), presente desde el Pleistoceno tardío-Holoceno en la Argentina. Pontoporia es un delfín pequeño, de casi 1,5 metros de largo, con el hocico delgado y largo. Habita en aguas saladas cerca de la costa, incursionando en ríos aguas arriba. Los odontocetos vivientes que habitan o visitan los mares de la Argentina se agrupan en cinco familias: Phocoenidae, Physeteridae, Pontoporiidae, Delphinidae y Ziphiidae (las tres últimas también con representantes en el Pleistoceno- Holoceno).


Rhinella arenarum. Hensel, 1867.

 

Esqueleto parcialmente completo y recreado de Rhinella. Museo Municipal Punta Hermengo de Miramar.  

Aspecto de Rhinella sp. (*).

Anuro. Los bufónidos carecen de dientes y tienen glándulas parotoides en la parte trasera de su cabeza. Estas glándulas contienen diversas toxinas que tienen diferentes efectos. Como todos los anuros, sufren una metamorfosis durante su desarrollo. Comienzan su vida como renacuajos con su cuerpo similar a un pez, sin patas y respirando a través de las branquias. Durante su metamorfosis, aparecen las patas, desaparece la cola y la respiración pasa a ser pulmonar. Dentro de esta familia cosmopolita de anuros neobatracios encontramos al género Rhinella. Nativo del sur de Norteamérica, América Central y América del Sur. Originalmente, todas las especies de Rhinella estaban incluidas en el género Bufo, que posteriormente se desdobló en Rhinella y Rhamphophryne. Con respecto a los Bufonidae, el género Rhinella se registra para el Mioceno Medio de La Venta en Colombia y el Oligoceno de Bolivia. Aunque se necesita más evidencias para conocer la historia evolutiva de la familia durante el Terciario. Su hábitat se encontraba en cavidades cercanas a masas de agua, y zonas con abundante vegetación, aunque es tal su adaptabilidad que no solo se le puede encontrar en ambientes pantanosos, sino también  en ambientes semiáridos. Eran comedores oportunistas, que se alimentan de pequeños vertebrados e incluso de los mismos sapos juveniles. Se han encontrado restos de este género en sedimentos del Plioceno tardío, Pleistoceno y Holoceno de la provincia de Buenos Aires. La fragilidad de sus huesos no ha permitido una gran cantidad de restos que se hallan fosilizado y conservado hasta nuestros días.


Carcharodon carcharias. Linnaeus, 1758.

Dientes de Carcharodon carcharias del sitio arqueológico "Nutria Mansa". (Bonomo et al, 2006).

Aspecto de Carcharodon (*):

Pez Lamniformes. Es una especie de pez cartilaginoso lamniforme de la familia Lamnidae que se encuentra en las aguas cálidas y templadas de casi todos los océanos. En el 2003 se dio a conocer el asombroso hallazgo de dientes de Tiburón Blanco (Carcharodon carcharias) en un contexto arqueológico que data de los últimos 9000 a 6000 años atrás. Los ejemplares fueron descubiertos a orillas del arroyo Nutria Mansa en el limite sur del Partido de General Alvarado, cuya cabecera de partido es la ciudad de Miramar. El nuevo material fue hallado junto a restos de actividad de cazadores-recolectores especializados principalmente en la cacería de guanacos (Lama guanicoe). El grupo de investigadores del Conicet, Departamento Científico de Arqueología de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de La Plata y de Inculpa, integrado por Mariano Bonomo, Maria José Cigorraga, Catriel León, Agustina Massigoge, Alejandra Matarrese entre otros, Son los que vienen estudiando y trabajando  en las investigaciones del Sitio Arqueológico “Nutria Mansa ”. Justamente, Alberto Cione, un prestigioso especialista argentino en peces, y Mariano Bonomo, dieron a conocer el nuevo hallazgo de dos dientes de Carcharodon carcharias. Los dientes de Tiburón Blanco muestran marcas de haber sido utilizados como pendientes, aunque la presencia de un fuerte desgaste en sus superficies de filo indicaría un uso activo como herramientas de corte. Sin duda han tenido un fuerte significado simbólico para los antiguos habitantes de la región costera interserrana. Lo que podemos saber de Carcharodon carcharias, es lo que observamos en su representante viviente, el tiburón blanco. Se estima que el tiburón blanco apareció en el planeta durante el Mioceno, siendo el fósil más antiguo encontrado de hace unos 16 millones de años aproximadamente.  La longitud más frecuente entre los tiburones blancos adultos es de 4 a 5,5 metros (siendo los machos menores que las hembras), aunque se han citado casos de individuos excepcionales que rebasaban ampliamente esas medidas.


Pogonias cromis. Linnaeus, 1766.

 

Vértebras, posiblemente de Pogonias cronis del Holoceno de Miramar

 

Aspecto de Pogonias cronis. (*).

Pez esciénido. Se conoce muy poco de los peces que han habitado en el pasado el área pampeana y solamente se han identificado unas pocas especies en escasas localidades. Pogonias era un pez de agua salobre. Actualmente esta representado por la corvina negra (Pogonias cromis) es una especie de pez de agua salada, similar a su pariente, la corvina roja (Sciaenops ocellatus). Es la única especie del género Pogonias. Aunque muchos especimenes se encuentran en el rango de 2 a14 kilogramos, la corvina negra es bien conocida por ser la más grande de la familia de las corvinas, con algunos ejemplares superando los 50 kilogramos y una longitud de 170 centímetros. Su dentadura es redondeada y tienen fuertes mandíbulas capaces de triturar ostras y otras conchas. Pertenece a la familia Sciaenidae (esciénidos). Los Sciaenidae tienen una aleta dorsal larga cerca de la cola. Es un género bien conocido del Holoceno de Sudamérica, sobre todo en sitios arqueológicos. Para el Holoceno de la provincia de Buenos Aires donde se han encontrado una importante diversidad de peces y donde se realizaron numerosos estudios, se registran también otros géneros. Hoplias cf. malabaricus, Pimelodella cf. laticeps, Corydoras cf. paleatus, Rhamdia quelen y Leporinus cf. obtusidens.


Littoridina australis. Souleyet, 1852.

 

Numerosos individuos de Littoridina en sedimentos del Holoceno de Punta Hermengo.

 

Aspecto de Littoridina sp y Biomphalaria s.p, siempre asociado al referente. (*):

Invertebrado Gasterópodo. Pequeño gasterópodo común en los afloramientos geológicos bonaerenses, con una antigüedad estimada de 6 mil años. Presenta una conchilla imperforada o subperforada, oblonga, cónica, espiral aguda y cuencas poco convexas. Abertura oval redondeada. Borde columecar espeso y labro fino pero agudo. Opérculo corneo espiral, placa mediana de la radula ancha atrás, con 1 a 4 dientecillos, placas intermedias con dientes muy afilados y laterales finalmente dentadas. Se lo registra en el sector bonaerense a partir del Holoceno medio en depósitos con fósiles de ambientes claramente marinos costero. Los estudios comparativos y ambientales realizados a esta especie, muestra claramente que pertenece a un hábitat de agua marina, con una concentración salobre intermedia, mas bien baja, encontrándose en gran parte del territorio bonaerense. Es muy común en paleocauses, como los de Camet norte (Santa Clara del Mar) y Punta Hermengo (Miramar), provincia de Buenos Aires. También se lo encuentra asociado a sitios culturales. Por otro lado Littoridina parchappi, su diagnostico y características similares a L. australis, pero mas delgado y anillos notablemente marcados. Estudios realizados señalan que la especie presenta características adaptativas, pudiendo vivir en hábitat dulceacuícola y salobre, aunque en esta ultima, solo lo puede hacer con condiciones de poca salinidad. Sus restos corresponden generalmente a depósitos fluviales y salobres, de los cordones geológicos del litoral bonaerenses pertenecientes al Holoceno medio. En la gran mayoría de los casos Littoridina parchappi, aparece asociado a otro gasterópodo, Biomphalaria s.p.


Tagelus plebeius. Gray 1847.

 

Fósil marino de Tagelus sp. Arroyo Las Brusquitas.

 

Cordón de conchillas marinas del holoceno. Arroyo Las Brusquitas.

Invertebrado Bivalva. Conchilla muy alargada transversalmente, subequilateral. Superficie estriada concentricamente. Seno paleal muy profundo y coalescente. Charnela con dos cardinales en cada valla, sin laterales. Vivía enterrada en la arena limosa, con el extremo de sus largos sifones sobresaliendo unos centímetros del lecho marino, para absorver los nutrientes en suspensión. Posee forma de cilindro aplanado y alargado. Mide aprox. 72 x 21 mm. Bordes rectos y paralelos. Extremos entreabiertos, redondeados. Umbos casi centrales. Charnela con un diente en una valva y dos en la otra. Superficie lisa con leves estrías de crecimiento.  Este bivalvo generalmente elige ensenadas playas donde haya aportes de agua dulce, como los sedimentos estuaricos de Camet Norte (Santa Clara del Mar), Las Brusquitas y Punta Hermengo (Miramar). Constituyo el alimento de varias aves marinas. En la actualidad muy abundante en la costas del océano atlántico, con representantes fósiles en las acumulaciones de origen sedimentario pertenecientes a la ultima ingrecion marina.


(*) Imagen de autor u origen desconocido. Ver sobre nuestras Políticas de uso de imágenes.

Bibliografía Utilizada.

Acosta Hospitaleche, C., Tambussi, C.P. y Reguero, M. 2001. Catálogo de los tipos de aves fósiles del Museo de La Plata. Serie Técnica y Didáctica Museo de La Plata Nro 41: 1-28

Aguirre, M. L. 1990. Asociaciones de moluscos bentónicos marinos del cuaternario tardío en el noroeste bonaerense. Ameghiniana 27: 161-177.

Aguirre, M. L. 1995. Cambios ambientales en la región costera bonaerense durante el cuaternario tardío, evidencias malacológicas. 4  jornadas geológicas y geofísicas bonaerense.(Junin), actas 1: 35-45.

Alberdi, M.T.; Prado, J.L. 1995b. Los Équidos de América del Sur. In Evolución climática y biológica de la región pampeana durante los últimos cinco millones de años. Un ensayo de correlación con el Mediterráneo occidental (Alberdi, M.T.; Leone, G.; Tonni, E.P.; editores). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Monografías, p. 295-308. Madrid.

Ameghino, F. 1887. Enumeración sistemática de las especies de mamíferos fósiles coleccionados por Carlos Ameghino en los terrenos eocenos de Patagonia austral y depositados en el museo de La Plata. Boletín del Museo de La Plata 1: 1-26.

Benton, Michael. (1992). Dinosaurios y otros animales prehistóricos. Ediciones Lrousse Argentina S.AI.C.

Berman, W. D. 1994. Los carnívoros continentales (Mammalia, Carnivora) del Cenozoico en la provincia de Buenos Aires. Ph.D. dissertation, Universidad Nacional de La Plata, La Plata, Argentina, 413 pp.

Berman, W. D. y Tonni, E. P. 1995. Algunas consideraciones sobre Canis (Dusicyon) avus (Carnívora: Canidae) en el Pleistoceno tardío y Holoceno de la provincia de Buenos Aires (Republica Argentina). I Jorn. Geol. Prov. Bs. As., Tandil, 11-15 nov. de 1985, res.: 215-216.

Berman,  W. D. y Tonni, E.P. 1988. Canis (Dusicyon) avus (Carnívora, Canidae) en el Pleistoceno tardío y Holoceno de la provincia de Buenos Aires. Aspectos sistemáticos y bioestratigraficos relacionados. Ameghiniana, 24 (3-4): 245- 254. Buenos Aires.

Bonadonna, F.P., Leone, G. y Zanchetta, G. 1995. Composición isotópica de los fósiles de gasterópodos continentales de la provincia de Buenos Aires. Indicaciones paleoclimaticas, en: M.T. Alberdi, G. Leone y E.P. Tonni (eds)- Evolución biológica y climática de la región pampeana durante los últimos cinco millones de años. Un ensayo de correlación con el mediterráneo occidental. Monografía del Museo Nac. Cs. Nat. Consejo superior de investigaciones científicas. Madrid. pp. 77-104.

Bonomo M. y A. Matarrese 2006 Investigaciones Arqueológicas en la Localidad Nutria Mansa. En INCUAPA 10 AÑOS: Perspectivas en Arqueología Pampeana Contemporánea, editado por G. G. Politis. Facultad de Ciencias Sociales, UNCPBA, Olavarría. En prensa.

Bonomo, M. 2005  Costeando las llanuras. Arqueología del litoral marítimo pampeano. Sociedad Argentina de Antropología, Colección Tesis Doctorales, Buenos Aires.

Borrero, L., J. Lanata y F. Borella 1988 Reestudiando huesos: Nuevas consideraciones sobre sitios de Última Esperanza. Anales del Instituto de la Patagonia, Serie Ciencias Sociales 18:133-156

Cabrera, A., 1957. Catalogo de los mamíferos de América del Sur. I. Rev. Mus. Cs. Nat. “B. Rivadavia”, Zool. 4(1); 1-307.Bs.As.

Cabrera, A. 1929. Sobre los ciervos fósiles sudamericanos llamados Paraceros y Morelenaphus. Memorias de la Real Sociedad Española de Historia Natural, Vol. 15, No. 1, p. 53-64. Madrid.

Carette, E. 1922. Cérvidos actuales y fósiles de Sud América. Revisión de las formas extinguidas pampeanas. Revista del Museo de La Plata, Vol. 26, p. 393-472.

Cione A.L., E.P. Tonni y J.O. San Cristóbal. A middle Pleistocene marine transgression in central-eastern Argentina. Current Research in the Pleistocene 19: 16-18; 2002.

Cione, A.L. & Bonomo, M. 2003. Great White Shark Teeth Used as Pendants and Possible Tools by Early-Middle Holocene Terrestrial Mammal Hunter-Gatherers in the Eastern Pampas. International Journal of Osteoarchaeology, 13: 222–231.

Contreras, J.R. y Reig, O., 1965. Datos sobre la distribución de genero Ctenomys (Rodentia, Octodontidae) en la zona costera de la  provincia de Buenos Aires comprendida entre Necochea y Bahía Blanca. Phycis 25 (69): 169-186. Buenos Aires.

De Paula Couto, C. 1979. Tratado de Paleomastozoologia. Academia Brasileira de Ciencias. Rio de Janeiro.

Francesco C.G. y Zarate, M.A.1999. Análisis tafonomico de Littoridina Souleyet, 1852 (Gastropoda: Hydrobiidae) en perfiles holocenos del rió Quequen grande (Prov. Buenos Aires): significativo paleobiologico y paleoambental. Ameghiniana 36 (3): 297-310 Bs.As.

Francisco J. Prevosti Ubilla, M., & Perea, D. (marzo de 2009). «Large extinct canids from the Pleistocene of Uruguay: systematic, biogeographic and paleoecological remarks». Historical Biology: A Journal of Paleobiology (en inglés). Vol. 21, N° 1-2. Consultado el 2 de julio de 2012. «79-89».

Fidalgo, F. y Tonni, E.P. 1983. Geología y paleontología de los sedimentos encausados del pleistoceno tardío y holoceno de Punta Hermengo y arroyo Las Brusquitas (Partido de General Alvarado y General Pueyrredon, Provincia de Buenos Aires). Ameghiniana 20 (3-4): 281-296.

Fidalgo, F; Meo Guzmán, L; Politis, G; Salemme, M. y Tonni E. 1986. Investigaciones arqueológicas en el sitio 2 de Arroyo Seco (Partido de Tres Arroyos, provincia de Buenos Aires, Republica Argentina). New Evidence for the Pleistocene Peopling of the Americas. Center for the Study Of Early Man. Alan Bryan Ed. Orono Maine.

Firinati, E.A. y Aliotta, S.A. 1995. Análisis tafonomico de conchillas en cordones holocenos, Bahía Blanca, Argentina. 4  Jorn. Geológicas y geofísicas bonaerenses (Junin) Actas 1: 89 – 97.

Frenguelli, J. 1920. Los terrenos de la costa atlántica en los alrededores de Miramar (prov. Bs.As.) y sus correlaciones. Bol. Acad. Nac. Cienc. Cordoba 24: 325-385.

Francesco C.G. y Zarate, M.A.1999. Análisis tafonomico de Littoridina Souleyet, 1852 (Gastropoda: Hydrobiidae) en perfiles holocenos del rio Quequen grande (Prov. Buenos Aires): significativo paleobiologico y paleoambental. Ameghiniana 36 (3): 297-310 Bs.As.

Gaillard, C. y Castellanos, Z.A. 1976. Fauna de agua dulce de la republica Argentina: volumen 15: Gasterópodos; fascículo 2 :Hydrobiidae. Fecil 1:39 p.

Palanca, F. Y Politis, G. 1979. Los cazadores de fauna extinguida de la provincia de Buenos Aires. Prehistoria Bonaerense, pp. 71-91, Olavaria.

L. Miotti, M. Salemme y J. Rabassa (2000): «Secuencia radiocarbónica de Piedra Museo», en: Guía de campo de la visita a las localidades arqueológicas. Taller internacional "La colonización del sur de América durante la transición Pleistoceno/Holoceno", págs. 83-87.

Lavallee, D. 1990. La domestication animale an amerique du Sud. Le point des connaissances. Boletín del Instituto Francés de Estudios Andinos. 19 (1): 169-176. Buenos Aires.

Menegaz, A.N.; Ortíz Jaureguizar, E. 1995. Los Artiodáctilos. In Evolución biológica y climática de la región Pampeana durante los últimos cinco millones de años. Un ensayo de correlación con el Mediterráneo occidental (Alberdi, M.T.; Leone, G.; Tonni, E.P.; editores). Museo Nacional de Ciencias Naturales. Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Monografías, p. 311-337. Madrid.

NOVAS, F. 2006. Buenos Aires hace un millón de años. Editorial Siglo XXI, Ciencia que Ladra. Serie Mayor.

Olrog C. C. y Lucero M. M. 1981. Guía de los mamíferos argentinos. Fundación Miguel Lillo. Tucumán. Argentina.

Palanca, F; Daino, L; y Berbassat, E. 1979. Los cazadores de la fauna extinguida de la Provincia de Buenos Aires. Prehistoria bonaerense, pp. 71-91. Olavaria.

Politis, G. 1984. Investigaciones arqueológicas en el área Interserrana Bonaerense. Etnia 32: 7-52. Olavaria.

Reig, O. A. 1964. Roedores y marsupiales del partido de General Pueyrredon y regiones adyacentes (provincia Buenos Aires, Argentina) Publ. Mus. Munich. Cienc. Nat. Y Trad. Mar del Plata. 1 (6): 297-352.

Rodrigues, P.H.; Prevosti, J.F.; Ribeiro, A.M.; Ferigolo, J. (2004) Novos materiais de carnívora para o Pleistoceno do Estado do Rio Grande do Sul, Brasil. Revista Brasileira de Paleontologia, v.7, n.1, p.77-86, 2004.

Tambussi P. C. y Tonni E.P. La distribución del género Rhea (Aves: Rheiformes) en el Pleistoceno tardío-Holoceno de la Región Patagónica. I Jorn. Arg. Paleont. Vert. res., 11; 1984

Tonni, E.P.; A.L. Cione; F. Fidalgo y O. Martinez. 1981. Peces y mamíferos de la Formación Las Escobas (Holoceno) del  partido de Ensenada, Buenos Aires. Consideraciones zoogeográficas y ambientales. Circ. Inf. APA, 8:14-15.

Tonni, E. P. Y Fidalgo, F. 1982. Geología y Paleontología de los sedimentos del Pleistoceno en el área de Punta Hermengo (Miramar, prov. Bs. As, Repub. Argentina); Aspectos paleoclimaticos. Ameghiniana 19 (1-2): 79-108.

Tonni, E. 1985. Mamíferos del holoceno del partido de Lobería, provincia de Buenos Aires. Aspectos paleoambientales y bioestratigraficos del holoceno del sector oriental de Tandilia y área Interserrana. Ameghiniana, 22 (3-4): 283-288.

Tonni, E. 1987. La Fauna local Centinela del Mar y una nueva Unidad mamífero  para el Pleistoceno tardío de la prov. de Bs. As., Argentina. X Cong. Geol. Arg. Act. 3:175-177,

Tonni, E; Bargo, M. y Prado, j. 1988. Los cambios ambientales en el Pleistoceno tardío y holoceno del S.E de la Provincia de Buenos Aires. A través de una secuencia de mamíferos. Ameghiniana 25 (2): 99-110. Buenos Aires.

Tonni, E.P. Cione, A.L. Landoni  N.y Figini A.J. 2000. A small Holocene fossiliferous deposit of marine-brackish origin on the soutneastern coast of the pampean region of Argentina. Current Research in the Pleistocene 17: 147-149;

Vizcaíno, S.F., Milne, N. and Bargo, M.S. 2003. Limb reconstruction of Eutatus seguini (Mammalia, Dasypodidae). Paleobiological implications. Ameghiniana 40(1): 89-101.

Scillato-Yané, G.J.; Carlini, A.A.; Vizcaíno, S.F.; Ortíz Jaureguizar, E. 1995. Los Xenarthros. In Evolución biológica y climática de la región pampeana durante los últimos cinco millones de años. Un ensayo de correlación con el Mediterráneo occidental (Alberdi, M.T.; Leone, G.; Tonni, E.P.; editores). Museo de Ciencias Naturales, Consejo de Investigaciones, Monografías, p. 183-209. Madrid.

Ver mas bibliografía utilizada para hacer la presente Pagina; AQUÍ.            Ver bibliografía de divulgación sugerida; AQUÍ.

 

 

Ver fauna del Holoceno de otros continentes.

 

Listas de especies fósiles en la PaleoGuia        Bibliografía utilizada para la PaleoGaleria

 

 

Usted es el visitante numero que consulta esta sección.


En tu hogar

Formato PDF

Archivo

Tu Homepage

En tu mail

En tu PDA
Bajar Zip   Imprimir
RSS

Volver a la Pagina Anterior 

^ Arriba

Pagina Principal del Grupo Paleo

Principal PaleoArgentina Agregar en Mis Favoritos Contáctese a PaleoArgentina

Copyright  ©  2001 - PaleoArgentina Web. Pagina de Divulgación Científica del Grupo Paleo Contenidos Educativos. Aviso Legal Pagina Abierta a toda la comunidad. Todos los derechos reservados.  www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/.

 

Política de privacidad   Objetivos   Declaración de responsabilidad   Aviso Legal   Colaboraciones   Contactos   Salir

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 
 

 

 

 

 

Queres agregar algo o notificar un error? -   PaleoArgentina es un lugar abierto a toda la comunidad científica, técnica y aficionados. grupopaleo@gmail.com

Aviso Legal

 

 

 

 
Grupo Paleo
PaleoArgentina
Agregar a Mis Favoritos 
Presentación
Objetivos
Colaboraciones
Copyright 
Política de privacidad 
Declaración de responsabilidad 
Aviso Legal
 

Buscanos en

como

 
Introducción
PaleoGuia
Precámbrico
Paleozoico
Triasico
Jurasico
Cretácico
Paleoceno
Eoceno
Oligoceno
Mioceno
Plioceno
Pleistoceno
Holoceno
Bibliografía
 

 
Paleo Pioneros
Paleo Lectores
Paleo Divulgación
Paleo Instituciones
Paleo Exposiciones
Paleo Congresos
Paleo Resúmenes
Paleo Bibliografía
Paleo Turismo
Paleo Web Site
Paleo Climatología
Paleo Internacional
Paleo Hemeroteca
Paleo Glosario
Paleo Videos
Paleo Animatrónica
 

 
Sabias que?
Tiempo Geológico
Donde Estudiar 
Para los mas pequeños
El origen de la vida
Ingreciones Marinas
Estampillas Fósiles
Nuestros Artistas
Antartida - Antartica
Documentales y.....
Principales Yacimientos
Apuntes Universitarios
Paleo Escolar
Preguntas Frecuentes
Ley de Protección
Geografía Continental
Combustibles Fósiles
 

 

 

 

 

 

EXTRAER, ROMPER, APROPIARSE O VENDER FÓSILES ESTA PENALIZADO!!!

>>Ver Ley 

 

 
 

 
 

 

 

 

 
 
 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

EXTRAER, ROMPER, APROPIARSE O VENDER FÓSILES ESTA PENALIZADO!!!

>>Ver Ley 

 

 
 

 
 

 

 

 

 

 
 

 
Grupo Paleo
PaleoArgentina
Agregar a Mis Favoritos 
Presentación
Objetivos
Colaboraciones
Copyright 
Política de privacidad 
Declaración de responsabilidad 
Aviso Legal
 

Buscanos en

como

 
Introducción
PaleoGuia
Precámbrico
Paleozoico
Triasico
Jurasico
Cretácico
Paleoceno
Eoceno
Oligoceno
Mioceno
Plioceno
Pleistoceno
Holoceno
Bibliografía
 

 
Paleo Pioneros
Paleo Lectores
Paleo Divulgación
Paleo Instituciones
Paleo Exposiciones
Paleo Congresos
Paleo Resúmenes
Paleo Bibliografía
Paleo Turismo
Paleo Web Site
Paleo Climatología
Paleo Internacional
Paleo Hemeroteca
Paleo Glosario
Paleo Videos
Paleo Animatrónica
 

 
Sabias que?
Tiempo Geológico
Donde Estudiar 
Para los mas pequeños
El origen de la vida
Ingreciones Marinas
Estampillas Fósiles
Nuestros Artistas
Antartida - Antartica
Documentales y.....
Principales Yacimientos
Apuntes Universitarios
Paleo Escolar
Preguntas Frecuentes
Ley de Protección
Geografía Continental
Combustibles Fósiles