PaleoArgentina Web. El Meteorito que extinguió a los Dinosaurios. dinosaurio carnívoro en Neuquén. fósiles de dos dinosaurios Sauropodos. Recuperan fósiles de un Estatus seguin. fósiles de dinosaurios en Tucumán. Fosiles extraídos ilegalmente de Argentina.Investigan la extinción de los mamíferos sudamericanos. Mas de una docena de dinosaurios en Patagonia Argentina.
 
    El Portal Paleontologico mas completo de lengua hispana. Gracias por visitarnos y esperamos su colaboracion.
 

PaleoArgentina Web - Portal Paleontológico

I Pagina Principal I Presentación I Agregar en Mis Favoritos I Imprimir  I Copyright  I Correo I Colabore I Gmail I Grupo Paleo

 

 

Descubren fósiles de un dinosaurio carnívoro en Neuquén.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Las osamentas tienen cien millones de años de antigüedad. Los paleontólogos creen que es un cementerio del Cretácico.

Un equipo de paleontólogos rescató los fósiles de un dinosaurio carnívoro de más de 100 millones de años cuyos restos estaban enterrados en un campo ubicado en cercanías de la localidad de Añelo.

La osamenta del animal -que pertenece al grupo de los Abelisaurus- estaba enterrada entre compactadas areniscas rojas y grisáceas en una zona cubierta por vegetación achaparrada. Por ese lugar desolado sólo transitan las chivas del puestero Raúl Urrutia y las camionetas de las empresas petroleras. A pocos metros de este dino se detectaron huesos de otro dinosaurio carnívoro y ya se habían registrado fósiles de un enorme herbívoro que fue rescatado hace algunos años.  

Por la cantidad ejemplares registrados allí la zona puede definirse como un cementerio del período Cretácico.

Entre los huesos más importantes, los investigadores encontraron buena parte del cráneo del carnívoro, una mandíbula, filosos dientes y las garras. La bestia habría alcanzado los seis metros de largo, los dos de alto, y tenía un cráneo de más de 40 centímetros.

"Por la importancia de este hallazgo, más los dinosaurios asociados que hemos encontrado podemos decir que hay trabajo de investigación para mucho tiempo. Creemos que estamos ante un yacimiento fosilífero muy importante", sostuvo el paleontólogo Juan Porfiri, quien dirigió los trabajos de excavación.

Porfiri trabaja en el Centro Paleontológico Los Barreales y desde allí se mudó a Aguada Pichana, una zona ubicada a unos 25 kilómetros de la localidad de Añelo.

Porfiri trabaja en el Centro Paleontológico Los Barreales y desde allí se mudó a Aguada Pichana, una zona ubicada a unos 25 kilómetros de la localidad de Añelo.

El aviso sobre la presencia de los huesos se lo dio Raúl Urrutia, quien vive con su esposa Dora en un puesto ubicado en las cercanías. Los fósiles aparecieron dentro de la formación Candeleros donde hace algunos años el paleontólogo Jorge Calvo rescató los huesos de Ecrixinatosaurus, otro dino carnívoro.

Con Porfiri trabajaron los técnicos del museo Carmen Funes, Isaías Soto, Eduardo Montes, Ernesto Valenzuela, Jorge Campos, Adrián Garrido y Patricio Saldivia. También estuvieron Raúl Ortiz y Eduardo Giancaterino, del Instituto de Formación docente de General Roca; y Diego Rosales, del centro Los Barreales. También se sumaron al rescate los paleontólogos Calvo y Doménica Santos.

"Este nuevo dinosaurio pertenece al grupo de los Abelisaurios, uno de los grupos de dinosaurios carnívoros más diversos de Patagonia. Medía unos seis metros de largo y dos de alto, poseía filosos dientes con pequeños dentículos, aguzadas garras y se caracterizaba por caminar sobre sus patas traseras", explicó Porfiri.

"Las investigaciones preliminares demuestran que podría tratarse de una especie desconocida hasta el momento", agregó el investigador quien ahora deberá continuar con el trabajo de laboratorio, donde obtendrá más precisiones.

Durante los trabajos de extracción se movieron grandes muchas rocas y se rescataron bloques gigantes que pesaban más una tonelada.

<<< Trabajo de campo extrayendo un dinosaurio carnívoro. Imagen ilustrativa.

Este 'dino' estaba asociado a restos de otro dinosaurio herbívoro del grupo de los Rebbachisáuridos de pequeño porte. Los restos encontrados fueron depositados en la colección del Lago Barreales que dirige Jorge Calvo, conocido como Proyecto Dino.

Fuente: Editorial Rió Negro y Grupo Paleo.

 


Encontraron en Neuquén fósiles de dos dinosaurios Sauropodos.  

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Un equipo de paleontólogos rescató los restos en lo que sería la desembocadura de un extinto río del período Cretácico, a unos veinte kilómetros de la localidad neuquina de Rincón de los Sauces.

Según se informó, el descubrimiento se produjo en una zona conocida como Loma de los Jotes, muy cerca del yacimiento hidrocarburífero Puesto Hernández.
 
El hallazgo fue protagonizado por paleontólogos locales que trabajaron junto a especialistas de la Universidad de Zaragoza (España) y del Museo de Ciencias Naturales de La Plata.
 
Las piezas -de alrededor de 90 millones de años- se corresponden con las de por lo menos dos dinosaurios saurópodos, pero las precisiones se conocerán recién al cabo de los trabajos de laboratorio, cuando se limpien los materiales hallados.
 
Los científicos, encabezados por Leonardo Filipi y Leonardo Salgado, trabajaron durante una semana y al cabo de ese período rescataron las piezas de los dinosaurios, uno que midió unos doce metros y otro que alcanzó por lo menos los veinte metros de largo.
 
"Hay muchas piezas y en muy buen estado de conservación. Vamos a tener que volver a este lugar para avanzar con el rescate y con la investigación de su geología. Al parecer sería el final de un río donde se amontonaron los huesos", explicó Filipi.
 
El especialista señaló: "Hay dos fémures muy diferentes entre sí, también vértebras caudales y dorsales. Son muchos fósiles que ahora debemos estudiar en el laboratorio".

Filipi es el director del museo de Rincón de los Sauces y Salgado investigador de la Universidad Nacional del Comahue (UNC). Junto a ellos estuvieron el paleontólogo de la Universidad de Zaragoza Iñaki Canudo y los científicos Alejandro Otero, del Museo de Ciencias Naturales de La Plata, más los becarios Ignacio Cerda, Pablo Gallino y Mariela Fernández.
 
"Por la cercanía a la localidad íbamos y veníamos todos los días durante la semana que duró el rescate. Estamos muy conformes con el resultado y por la forma en que se trabajó", explicó Filipi.

Los investigadores sumaron un total de 30 "bochones" de yeso de casi una tonelada de peso en los cuales se trasladaron los fósiles hasta el museo. Las empresas YPF (que opera el rea Loma de los Jotes) y OPS (que facilitó un transporte) colaboraron con el operativo a partir del cual se sumaron las piezas de dos nuevos "dinos" saurópodos al museo rinconense que a esta altura suma una colección de 15 animales de este tipo.
 
"Es llamativo que no aparezcan terópodos (dinosaurios carnívoros) pero a la vez es una suerte que sean saurópodos porque los estamos conociendo muy bien", explicó Filipi.
 
El año pasado, a unos 15 kilómetros, Filipi participó del rescate de los restos de un dinosaurio de 30 metros de largo y con él había decenas de dientes de carnívoros.

Investigación que aporta nuevos datos en Paleontología

Esta investigación ha contado con once investigadores repartidos en los tres escenarios jurásicos los que participan en este proyecto, en colaboración con los paleontólogos argentinos Leonardo Salgado (Universidad de Comahue y Leonardo Filippi (Rincón de los Sauces) y sus equipos. El yacimiento donde se han realizado los descubrimientos se denomina Loma de los Jotes (jotes es equivalente a buitre) y se encuentra en un área de explotación petrolífera de la compañía Repsol-YPF, que también ha colaborado en el proyecto, en la localidad de Rincón de los Sauces (Neuquén).

Durante dos semanas, los equipos de investigación han recuperado vértebras dorsales, costillas, vértebras de la cola, huesos de los miembros delanteros, traseros y también partes de la cintura pélvica. Estos huesos pertenecen a dos dinosaurios saurópodos distintos, uno de ellos (al menos) es una especie sin describir. Algunos de los huesos se encontraban parcialmente articulados, como son los huesos de la cadera y de la pata delantera, lo que indica que sufrieron muy poco transporte antes de fosilizar. Ese pequeño transporte se demuestra por que los huesos largos presentan orientaciones preferentes (las costillas se encontraban todas alineadas).

El depósito en que han quedado los fósiles es el lecho de un antiguo río del Cretácico Superior, aproximadamente con una antigüedad de 80 millones de años.

Con estos nuevos datos que surgen de analizar los restos de estos vertebrados fósiles que vivieron en la época del Jurásico Superior en los diferentes continentes, se avanza en el objetivo de determinar en qué momento exacto se separaron los continentes, unidos hace millones de años en un único territorio denominado Pangea.

Editorial Rio Negro, Infobae y Grupo Paleo.

 


Recuperan fósiles de un Estatus seguini

del Pleistoceno de Miramar.

 Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

El Museo Municipal “Punta Hermengo” dio a conocer el hallazgo de varios restos fósiles pertenecientes a un armadillo de la familia de los eutatinos, que en la actualidad no tienen representantes vivientes.

Estos enormes armadillos tenían el caparazón poco abombado y el escudo escapular no estaba bien diferenciado. El nombre de esta familia se debe al género en cuestión, el Eutatus seguini, que vivió entre el Plioceno tardío y el Holoceno temprano, del actual territorio pampeano.

Posiblemente los armadillos fueron los primeros edentados que ingresaron a la actual Sudamérica desde algún sitio del antiguo continente de Gondwana.

Al igual que los armadillos actuales, Eutatus seguini, poseía un escudete de placas óseas en su cráneo, conocido también como escudete cefálico. Su coraza dorsal es robusta, y poseía unas 33 bandas móviles que cubrían las dos terceras partes del caparazón.

En cada mandíbula poseía de 9 a 10 dientes, los cuales utilizaba para comer carne en descomposición, huevos, larvas, caracoles y algunos tallos.

Construían grandes galerías subterráneas, con cámaras amplias para proteger sus crías. Su cráneo era alargado. Sus patas eran cortas y robustas, protegidas por unas enormes falanges ungueales o garras, las cuales, eran justamente utilizadas para cavar.

El material fósil extraído al sur de la ciudad de Miramar, fue descubierto por Daniel Boh, titular institucional y por Mariana de Boh, integrante de la asociación amigos del museo.

Durante los trabajos de laboratorio, se pude separa de los sedimentos, varios restos óseos del esqueleto, como vértebras, fragmentos mandibulares, huesos largos, fragmentos de la coraza entre otros.

Este armadillo vivió durante el Pleistoceno, hace algo menos de 1 millón de años antes del presente. En pocos días el material será incorporado en la exhibición de paleontología del Museo.

Más información e imágenes en www.museodemiramar.com.ar

 


Intentarán recuperar fósiles de dinosaurios en Tucumán.

Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

En el Museo Carlos Ameghino de Rió Negro, se prepara un viaje a la provincia norteña para traer de vuelta restos de dinosaurios. En la entidad, se organiza la participación de la entidad en una reunión de museos y directores de Cultura que se hará en Roca a instancias de Armando Gentili.

La conducción del Museo Provincial Carlos Ameghino se prepara para viajar a Tucumán para recuperar los fósiles de dinosaurios, entre ellos, los restos de un hadrosaurio, que hace muchos años se llevaron para su exhibición en esa provincia y todavía no regresan a Cipolletti.

No es la única iniciativa que está por realizar el museo provincial. También se prepara su participación en una reunión de museos de la provincia, municipales y de coleccionistas que quieran hacer público su material que se realizo en General Roca el 25 de abril, a donde también han sido invitados los directores de Cultura de los municipios de Río Negro.

Así lo informó el titular del museo cipoleño, Carlos Muñoz, quien dijo que sólo faltan definir algunos detalles para su traslado hasta Tucumán. El material rionegrino fue transportado hasta esa provincia norteña por el conocido paleontólogo Jaime Powell. Incluye también huevos de dinosaurios y restos de una placa dérmica que tienen un valor científico considerable.

Las piezas más significativas son, sin embargo, los restos del hadrosaurio.

Éstos constituían una familia muy particular, caracterizadas por sus mandíbulas muy especializadas para su alimentación herbívora. En la jerga paleontológica, se los conoce como “dinosaurios de pico de pato”.

En cuanto al encuentro en General Roca, Muñoz dijo que ha sido convocado por el responsable de Cultura provincial Armando Gentili, quien días atrás estuvo en el museo Ameghino para dialogar con su titular y ponerlo al tanto de la trascendente reunión.

Muñoz ponderó la labor que está llevando a cabo Gentili, en particular, la colaboración que está dando al Ameghino, cuyo desarrollo está dispuesto a respaldar.

 


Devuelven cuatro toneladas de fósiles

 extraídos ilegalmente de Argentina.

Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Un camión fuertemente custodiado por Interpol atravesó en las últimas horas EE.UU. de costa a costa. Su punto de partida fue California; su destino, Washington, donde lo esperaba un avión Hércules del Ejército Argentino. Su cargamento, "el principal golpe al contrabando internacional de bienes culturales de la historia", se entusiasma el secretario de Cultura de la Nación, José Nun. Después de todo, se trata de cuatro toneladas de fósiles animales y vegetales que fueron robados de la Argentina y que regresarán al país en once contenedores.

Todo comenzó en febrero de 2006, cuando una llamada anónima alertó a Interpol de que en un hotel de Tucson, Arizona, se estaba realizando una feria de paleontología con un stand con fósiles identificados como argentinos, en venta. Rápidamente se pusieron en contacto con la Secretaría de Cultura, que corroboró la denuncia, y se secuestraron las piezas con la ayuda de la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos.

Tras una investigación minuciosa a lo largo de 2006 ("que nos tenía muy ansiosos", confesó Nun), se determinó prima facie , ya que no hay sentencia aún, que las piezas habían sido transportadas desde distintos puntos de la Patagonia hasta Catamarca, donde una empresa minera que exportaba la piedra rosada que se usa para los frentes de edificios (rodocrosita) había escondido en las cajas a los fósiles y que así habían sido sacados del país durante tres años y medio. No hay detenidos por el hecho.

Las piezas habían sido sacadas directamente de los yacimientos y no habían sido robadas de museos ni de particulares. "Eso es peor, porque desarticula la posibilidad de estudiar todo el sitio arqueológico y analizarlas en su contexto", sentenció Nun.

La causa por contrabando atravesó diferentes juzgados y hoy está en el Juzgado Federal en lo Penal y Económico N° 2. Una vez producido el secuestro de las piezas  -entre las que se destacan varios huevos de dinosaurio-, éstas fueron trasladadas a Riverside, California.

Nun se comunicó, entonces, con la ministra de Defensa, Nilda Garré, para comenzar el operativo rescate de las piezas arqueológicas. "Tuvimos mucha suerte, porque justo había un avión Hércules reparándose en Canadá, que podía llevar el cargamento, dado que tenía que volver a la Argentina de cualquier manera. De otra manera, habríamos tenido que pagar el flete de un avión hasta los Estados Unidos", dijo aliviado el funcionario.

El Hércules tenía previsto regresar a la Argentina vía Washington, por lo que hubo que enviar por tierra el material recuperado hasta allí. Con el apoyo de la embajada de EE.UU. en la Argentina, la embajada en Washington (en particular, el embajador, Héctor Timerman, y el agregado cultural, Marcelo Sira) se logró que el traslado lo hiciera de forma gratuita la compañía norteamericana UPS.

"Pero en Riverside, el tema -continuó el secretario de Cultura- era quién se hacía responsable de los fósiles. El camionero no podía ser. Finalmente, mediante la intervención de la embajada, se acordó primero que el FBI alertara a los estados por los que el camión iba a pasar y, finalmente, que la Interpol se pudiera hacer cargo de custodiar el traslado".

Se estima que el avión Hércules, cuya reparación aún está demorada, llegará al aeropuerto de El Palomar con toda su preciosa carga y las piezas serán trasladadas al Museo de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia, donde un equipo de paleontólogos comenzará el proceso de identificación de cada una de ellas. "Es un hecho que marca un hito", se alegró Nun.

Fuentes de Cultura indicaron que, al tratarse de bienes no comerciables, es muy difícil establecer el valor de las piezas. Claramente, huesos y huevos no son tan atractivos como los cuadros impresionistas que se recuperaron en París años atrás.

Fuentes: Juana Libedinsky de la Redacción de LA NACION e ilustrado por Grupo Paleo.

 


Investigan la extinción de los mamíferos sudamericanos

hace 65 millones de años.

Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

El estudio es llevado adelante por científicos del Museo de La Plata, Argentina que indagan acerca de los fenómenos geológicos que provocaron la desaparición de los dinosaurios y de los mamíferos de la región en forma casi simultánea. El trabajo será publicado en el capítulo de un libro de varios autores.

Pumas, huemules, carpinchos, monos capuchinos, comadrejas y otros mamíferos que habitan en Sudamérica no son, en realidad, originarios de este continente. Algunos, como los pumas y huemules, derivan de antepasados norteamericanos que atravesaron América Central cuando ésta terminó de formarse hace unos 3 millones de años; otros, como los carpinchos y capuchinos, derivan de ancestros africanos que cruzaron el Atlántico hace algo más de 30 millones de años; finalmente, las comadrejas también derivan de antepasados norteamericanos, pero que llegaron a nuestro continente mucho antes, hace unos 65 millones de años, casi al mismo tiempo que los dinosaurios se extinguían.

Antes de esa fecha, que marca el fin de la Era Mesozoica y el comienzo de la Era Cenozoica, en Sudamérica existieron otros mamíferos, hoy extintos, que convivieron muchos millones de años con los dinosaurios. Inexplicablemente, con la desaparición de estos seres descomunales también se produjo la de los antiguos mamíferos sudamericanos.

Este hecho, que no se observa en América del Norte, inquieta hasta el día de hoy a muchos científicos, entre ellos a especialistas del Museo de La Plata, que investigan cuáles fueron los fenómenos geológicos que causaron esa extinción, al tiempo que los “bisabuelos” de las comadrejas llegaban desde Norteamérica. Un cambio climático global es una de las hipótesis más fuertes entre las posibles causas de la extinción. La investigación es llevada adelante por expertos de la división Paleontología Vertebrados del Museo local, específicamente, por los paleontólogos Rosendo Pascual, y Edgardo Ortiz Jaureguizar.

El resultado del trabajo se transformará próximamente en un capítulo del libro Origins and evolution of Cenozoic South American mammals (editado por Marcelo Tejedor y Alfred Rosemberger), que formará parte de la colección de libros Vertebrate paleobiology and paleoantropology book series, editada en Estados Unidos por Eric Delson y Ross Mac Phee.

La obra es el comienzo de un estudio sobre el origen y la evolución de los mamíferos en el mesozoico sudamericano y, entre sus autores, se cuenta con la participación de investigadores de distintas especialidades de nuestro país y del exterior. El libro aparecerá en 2009, cuando se cumpla el 150º aniversario del libro El origen de las especies, de Charles Darwin.

“En nuestro capítulo indagamos sobre cuáles fueron los fenómenos geológicos que hicieron que, en el momento que estaban desapareciendo los dinosaurios, también se extinguieran los mamíferos nativos”, explicó Pascual, que además es profesor emérito de la UNLP (y que hace pocos días fue designado investigador emérito del Conicet) en una charla.

El experto señaló que mientras ese fenómeno ocurría se producía la invasión de nuevos mamíferos que provenían de la región geográfica que hoy conocemos como América del Norte, pero que en ese entonces no estaba configurada como en la actualidad. “Todos los mamíferos que hoy tenemos (con la probable excepción de los edentados -las mulitas, perezosos y osos hormigueros- que podrían tener un origen sudamericano, africano o incluso antártico... pero esa es otra historia) son emigrantes de América del Norte”, aseguró.

Por qué se extinguieron los mamíferos de América del Sur es uno de los grandes interrogantes de los paleontólogos.

Entre las hipótesis más aceptadas por los científicos está la de un cambio climático de gran magnitud que modificó totalmente las condiciones ambientales. “Las hipótesis son varias, pero en síntesis fue un fenómeno climático, seguramente de orden astronómico, un cambio climático global que produjo una alteración de los ambientes y de la vida dependiente de esos ambientes”, sostuvo Pascual.

El especialista señaló como una de las posibles causas la deriva continental. Se denomina así al fenómeno por el cual las placas continentales y oceánicas que forman la corteza terrestre se desplazan a razón de algunos centímetros al año. Este movimiento se debe a que las placas flotan sobre el manto terrestre, más denso y caliente, como consecuencia del calor producido en el núcleo del planeta. Esto crea una serie de corrientes ascendentes de rocas fundidas, que salen a la superficie en zonas delgadas de la corteza fracturándolas y derramándose hacia los lados, de modo que empujan a las placas alejándolas entre sí.

Así, por ejemplo, América del Sur y Africa, antes unidas, se alejan desde hace más de 130 millones de años. Por otra parte, cuando una placa oceánica choca con una continental, la primera se hunde debajo de la segunda, formándose de este modo en el borde del continente una cadena montañosa, como la Cordillera de los Andes. Este fenómeno, llamado subducción, es el causante de muchos terremotos y erupciones volcánicas, como la que hace pocos días cubrió de cenizas Esquel y zonas aledañas.

Pascual resaltó que la Tierra es un “motu perpetuo”. “Se está moviendo, fragmentando y derivando continuamente”, expresó.

Y agregó que en el capítulo del libro analizarán la interacción de las causas que contribuyeron a la extinción de los mamíferos sudamericanos.

“El biólogo León Croizat decía que la vida y la Tierra se desarrollaron en conjunto. Yo diría en conjugación, porque hay una interdependencia mutua”, consideró.

El profesor Pascual explicó que existe una división geográfica en distintos ambientes, como pradera, desierto y monte, entre otros. “Esa división produce un tipo de vida. En suma, hay una conjunción, una interdependencia. Uno está adaptado para una determinada función dentro de un determinado medio. La biodiversidad de las especies es gracias a la diversidad de los ambientes”, analizó.

Añadió que el “movimiento perpetuo” de la Tierra produjo una variación de la vida. “Un dinosaurio como los que nos muestra el registro fósil seguramente no podría vivir ahora porque las condiciones climáticas y ambientales que existieron hace más de 65 millones de años ya no existen más. Y el hombre también va a desaparecer cuando cambien las condiciones a las que está adaptado”, concluyó.

Fuente: Victoria Verza, Diario Hoy La Plata. Ilustrado por Grupo Paleo.

 


El imponente Valle de los Titanos.

Mas de una docena de dinosaurios en Patagonia Argentina.

Publicado en Paleo. Año 6. Numero 30. Mayo de 2008.

Hay un auténtico botín científico celosamente guardado en la piedra, en tierras al sur de Roca. Las excavaciones sorprenden a los 18 paleontólogos y técnicos que trabajan desde hace más de dos años. Hasta ahora son 16 titanosaurios mezclados con carnívoros que podrían haber sucumbido en un cataclismo. Pero también otras especies.

La manada de titanosaurios estaba intranquila. Sólo los cachorros marchaban confiados, bien arrimados. Algo andaba mal: había un herido en el grupo y el peligro se olía en el aire por kilómetros. Ese brote de sangre llamaba a las bestias de dientes sobrecogedores, siempre al acecho, buscando un buen alimento entre los débiles.

Ni bien comenzó la estampida, sobrevino la catástrofe. Ni frágiles ni voraces, ni carnívoros ni herbívoros, sobrevivieron a un destino de sepultura.

Parece un improvisado campamento en el desierto. Hay 18 hombres y mujeres -casi todos italianos- tendidos sobre tierra y jarilla, bajo un sol que por suerte no calcina como hace unas semanas. Tampoco el viento los intimida. Al fin y al cabo varios de ellos son paleontólogos.

Unos pican el suelo arcilloso, otros cincelan lo que al ojo del profano son apenas piedras. Mazas, palas, pinceles y espátulas completan el arsenal.

Todos siguen tan deslumbrados como en el momento en que supieron que estaban frente a uno de los mayores cementerios de titanosaurios de la Patagonia. Hasta hora hallaron restos de 16 dinos distintos de esa especie, y son muchos más. No sólo eso. Hay dientes de dinosaurios carnívoros que delatan una repentina aparición hostil.

¿Cómo se explica semejante acumulación de huesos diversos y desordenados, todos juntos sepultados hace unos 87 millones de años?. Un evento catastrófico, cuyas características aún no se puede precisar (tal vez una inundación o una avalancha), pudo haber sorprendido a estos descomunales reptiles.

Tan impresionante y rico es el hallazgo que aún no puede concluirse dónde terminará. Por lo pronto saben que la excavación más superficial realizada en los promontorios de la meseta árida revelan apenas la punta del iceberg:

" Un yacimiento que probablemente tenga kilómetros y kilómetros de extensión, con fósiles de titanosaurios y también carnívoros que pertenecieron al final del período Cretácico y que -según la teoría más considerada- sucumbieron por un cataclismo.

" Más abajo en la pendiente, otros huesos describen habitantes más viejos en por lo menos 120.000 años respecto del descubrimiento anterior.

" Y en la parte más baja de la superficie, en la base de las elevaciones, ejemplares mucho más antiguos aún. Hasta ahora hallaron restos de crías.

" Pero hay una diversidad mayor que excede a los dinos: fósiles de tortugas, vegetales y dientes de peces de agua dulce. Todo esto fue bautizado como el Valle de los Titanos, al sur de Roca. Fuimos a verlo.

Un cementerio de gigantes en el Valle de los Titanos.

Con paciencia oriental, los paleontólogos italianos y sus ayudantes, algunos de ellos argentinos, redibujan a pala y cincel la genealogía de los grandes dinos que reinaron en el suelo rionegrino. Un sendero recorre las distintas cuadrículas con excavaciones. Las herramientas van dando forma al inmenso rompecabezas fósil. A tan sólo dos semanas de iniciada la segunda etapa de la campaña, el equipo halló la fuerte concentración de titanosaurios de diversos tamaños, que descansan bajo tierra uno al lado del otro a nivel superficial.

Los expertos no salen de su asombro. "Es una acumulación extraordinaria porque los huesos aparecen enteros y en muy buen estado de preservación", apunta el italiano Giulio Pavia -profesor de la Universidad de Turín- mientras pincel en mano barría la arena sobre una pieza de saurópodo frente a sus ojos ávidos de información que permita interpretar cómo vivían y se comportaban estos seres del Cretácico.

Otro experto de primer nivel, Walter Landini -profesor de Paleontología e investigador de la Universidad de Pisa- nos muestra y explica cada pieza encontrada. En buen castellano dice que el año próximo volverán para intensificar la investigación. Subraya la riqueza científica y educativa que para esta región y toda Argentina proporciona este descubrimiento.

Pavia, Landini y otros expertos italianos pertenecen a la Red Italiana de Museos Pangea, que con instrumental muy avanzado, trabajó junto a la Fundación Patagónica de Ciencias Naturales en la prospección y búsqueda de esta antiquísima maravilla.

"Desde el punto de vista paleontológico esto no es habitual, es un reservorio único en la Patagonia", explica Pablo Chafrat, roquense y el más joven de los integrantes.

Las piezas obtenidas en los cuatro puntos de excavación elegidos confirman la potencialidad del yacimiento. El excepcional amontonamiento fósil incluso dificulta la extracción porque los elementos están sobrepuestos.

"Este lugar nos sorprende todo el tiempo porque a medida que vamos avanzando en la montaña, va apareciendo el material", cuentan con entusiasmo los paleontólogos.

Un evento catastrófico.

El hallazgo desafía la lógica de los investigadores, quienes se debaten entre múltiples teorías respecto a las causas de la desaparición de los gigantes. Una de las conjeturas más firmes indica la ocurrencia de un gran cataclismo, como lo puede haber sido una inundación inaudita, que cubrió el área.

El terreno del descubrimiento -deducen- "es una formación geológica que evidentemente era una gran cuenca sedimentaria, una planicie al nivel del mar, con un importante hundimiento, donde un evento catastrófico posibilitó sepultar tremenda cantidad de animales".

Otros expertos, en ocasión de los descubrimientos en Los Barreales (Neuquén), han planteado la posibilidad de que una gran crecida -o varias de ellas- haya arrastrado especies vivas y muertas a una especie de resumidero donde se amontonaron. Los saurópodos, por cuestiones que tienen que ver con su descomunal tamaño y peso necesitaban estar en el agua o contacto inmediato con ella.

Y donde ellos estaban había depredadores, fauna ictícola y carroñeros.

Los especialistas que trabajaron en este hallazgo del "Valle de los titanos" explican que para que se concrete la fosilización de un hueso es fundamental que rápidamente quede enterrado bajo tierra y sedimentos, tal como ocurre cuando se produce una avalancha, un desmoronamiento o una gran crecida. El agua ayuda a barrer los minerales que se asientan en las celdillas de los restos y sustituye el material orgánico por otro inorgánico.

Una piedra con la forma del hueso original es lo que se obtiene al final de este largo fenómeno natural de reemplazo molecular e intercambio mineral. Hoy están trabajando en la recuperación de un esqueleto fósil del género Laplatasaurus, de gran porte, que se encuentra en excelentes condiciones.

También fueron extraídos restos fósiles de tortugas, vegetales, dientes de peces de agua dulce y un ejemplar juvenil de saurópodo (el dinosaurio herbívoro de mayor tamaño conocido).

No obstante, todavía quedan piezas de algunos ejemplares no clasificados aún debido a su inesperada aparición. Tal es el caso de un Saltasaurus, que se suma al Abelisaurus encontrado en la zona en 2005 y que se exhibe actualmente en el flamante Museo Patagónico de Ciencias Naturales.

Pero aparecieron dos familias más de carnívoros que no estaban registradas ni para este lugar ni para este evento". ¿Los acechadores y verdugos de los titanos? Eso creen.

El comienzo de una gran historia.

El equipo estima que serán necesarios más de 20 años para terminar de descubrir los secretos escondidos en la piedra. Los primeros vestigios y fragmentos encontrados son sólo "la punta del iceberg", ya que la roca también oculta fósiles varios niveles más abajo.

Por la fragilidad de los materiales que se manipulan, la paleontología es una tarea cuidadosa que obliga a perpetuar la detención del tiempo. El primer paso consiste en identificar los terrenos geológicos. Si bien existe instrumental que facilita la labor, el ojo entrenado de los expertos puede detectar señales naturales en los suelos. "Hay indicadores cromáticos en el terreno", precisó Juan Carlos Salgado, director del Museo Patagónico de Ciencias Naturales (frente al monumento de la manzana), quien reveló que en este caso, un camino de tierra rojiza en la montaña fue lo que indicó el área donde descansan los restos.

Una vez delimitado el espacio, desde un parapente a unos 50-100 metros de altura, operado desde la tierra, se tomaron muestras fotográficas aéreas para contar con un mapa de imágenes que permita ubicar puntos con Sistema de Posicionamiento Global (GPS).

Luego, con la ayuda de un georadar se midieron las diferencias de densidad de la roca, en la cual, una vez cumplidas todas estas fases previas, los técnicos se pusieron a excavar de forma exhaustiva y a rellenar una "cuadrícula en la cual se van mapeando los huesos según cómo van apareciendo", explicó Salgado.

Antes de ser extraídas, las piezas son endurecidas con una preparación de laca y solvente, que evita que los restos se desgranen y se quiebren. Posteriormente, éstos se envuelven en papel, arpillera y yeso, con los que se obtienen "bochones" (huesos compactados en bloques de yeso), que permiten trasladar el material sin dañarlo.

Una vez en el laboratorio, estos "bochones" se cortan para separar y limpiar las muestras, que finalmente están en condiciones de ser exhibidas en el flamante Museo en Roca, para cumplir su función didáctica.

Así, los fragmentos de estas maravillas de millones años podrán ser disfrutados.

Fuente: LORENA FAATH y VERÓNICA ROIG, Diario Rio Negro. Ilustrado por Grupo Paleo.

 


El Meteorito que extinguió a los Dinosaurios

habría provocado un Tsunami en Neuquén.

Por Gabriel Stekolschik - Centro de Divulgación Científica - FCEyN. Enviado a nuestro grupo de correo por Laura Ruben.

Cuando los grandes reptiles dominaban el planeta, un objeto extraterrestre del tamaño de la isla de Manhattan atravesó la atmósfera a una velocidad mayor que la de una bala, e impactó a la Tierra en un área costera de la península de Yucatán conocida con el nombre de Chicxulub, provocando una explosión equivalente a millones de bombas atómicas del tipo de la que se arrojó sobre Hiroshima, y dejando como recuerdo un agujero de 180 kilómetros de diámetro. Minutos después de la colisión sobrevino el caos en todo el mundo: la temperatura se elevó hasta los veinte mil grados centígrados ocasionando grandes incendios; la onda del choque produjo terremotos de hasta 16 grados en la escala de Richter, erupciones volcánicas, y olas gigantes de más de cien metros de altura; miles de millones de toneladas de polvo y productos químicos provenientes de las rocas evaporizadas por el impacto se proyectaron hacia el cielo y se dispersaron por todo el planeta causando lluvias ácidas e impidiendo el paso de los rayos solares. Los animales más grandes no pudieron hallar refugio alguno. La falta de fotosíntesis destruyó la flora. Una de las consecuencias de semejante fenómeno fue la extinción en masa de cerca del 70% de las formas de vida que existían en esa época.

Ahora, un trabajo publicado en el último número de la revista científica Cretaceous Research agrega un dato más a la historia: las olas del tsunami originado en Chicxulub viajaron nada menos que 7.500 kilómetros para asolar las playas de un lugar conocido actualmente como Bajada del Jagüel, situado en la provincia argentina de Neuquén. "Es el sitio más lejano hasta ahora conocido en el cual se encuentran evidencias de aquel tsunami", señala el doctor Roberto Scasso, Director del Departamento de Geología de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la UBA, y uno de los autores del estudio. Según el experto, que además es investigador del Conicet, hay solamente dos lugares en todo el hemisferio sur en los cuales se encontraron registros de aquel evento: "El otro sitio es Pernambuco, en el nordeste de Brasil", indica.

El límite de la historia

Toda la superficie de nuestro planeta es "espolvoreada" permanentemente con materiales que vuelan por la atmósfera y que, lentamente y a lo largo de millones de años, se depositan y acumulan sobre los continentes y el fondo de los océanos conformando lo que en geología se denominan sedimentos. Estas capas de terreno pueden contarnos la historia de la Tierra si conocemos su idioma: "Cuando se produce un tsunami, la ola arranca una importante cantidad de material de la playa y se lo lleva hacia adentro.

Entonces, cuando analizamos los sedimentos marinos observamos que, entre las capas de sedimentación normal, aparece un estrato de grano más grueso de tipo arenoso que registra ese evento particular como un acontecimiento instantáneo", explica el doctor Scasso. Según el geólogo, en los tiempos del gran cataclismo el nivel del mar era alto y el Océano Atlántico había penetrado hasta lo que hoy es Neuquén, donde "había una línea de costa con segmentos de playas".

El hallazgo de una capa de tsunami (así la llaman los expertos) en tierras neuquinas se corresponde, además, con un momento de la historia geológica , entre el cretácico y el terciario, que los científicos llaman el límite K/T, consistente en una franja de sedimento característica que se encuentra en los más diversos lugares del planeta y que refleja las consecuencias del choque del meteorito: "En los sedimentos que marcan el límite K/T suelen encontrarse los materiales expelidos a la atmósfera por efecto del impacto como, por ejemplo, fragmentos de cuarzo deformados por la colisión provenientes de la roca que recibe el impacto, tectitas (esferas de vidrio de la piedra fundida que se enfría en la atmósfera), y una anormal cantidad de Iridio, que es un elemento relativamente abundante en los objetos extraterrestres", ilustra Scasso.

El límite del hallazgo

Si bien la capa geológica descubierta en la cuenca neuquina coincide con el límite K/T, el trabajo conjunto de los investigadores de la UBA y de la Universidad de Berlín no ha logrado aun encontrar cuarzo, tectitas o iridio en el estrato hallado, para así corroborar la hipótesis del impacto como causa del tsunami que asoló Neuquén. No obstante, según el doctor Scasso, varias líneas de evidencia permiten sostener esa relación causal: "No sólo tiene todas las características de una capa de tsunami, sino que la edad de este estrato sedimentario ha sido confirmada por la antigüedad de los fósiles hallados en ella, y es contemporánea al impacto; además, su estructura y su composición en minerales hablan de la ocurrencia de un evento excepcional". Finalmente, otro hallazgo efectuado por el equipo de científicos agrega un nuevo argumento a favor de su hipótesis: "Inmediatamente por encima de la capa de tsunami encontramos una "zona muerta", es decir, un estrato relativamente escaso en fósiles que evidenciaría las consecuencias ecológicas de un acontecimiento devastador", sostiene Scasso.

En cualquier caso, mientras la geología indaga en el presente para entender el pasado y poder pronosticar el futuro, de lo que no queda ninguna duda es que mientras los dinosaurios tomaban sol en las playas neuquinas allá lejos y hace tiempo, un catástrofe excepcional acabó con su reinado y permitió que los mamíferos nos hiciéramos dueños de la Tierra.

 

El resto de todas las noticias Paleontológicas, y todas las imágenes de los mas interesantes hallazgos, exhibiciones, congresos y museos, las encontras bimestralmente en >>>>>>>>>>

Participe en Grupo Paleo y forme parte de la comunidad paleontológica mas importante de la red.

Envíanos tus noticias, artículos, fotos, videos y todo aquello que ayude a divulgar la paleontología de cualquier parte del mundo. En Grupo Paleo tenemos un espacio para todos. Reconocemos fuentes y autores. Su participación nos ayuda a crecer.

Noticias Paleontológicas de Argentina      Noticias Internacionales de Paleontología

  Mas Información, Mas Fotografías en Paleo.
 

Usted es el visitante numero que consulta esta sección.


En tu hogar

Formato PDF

Archivo

Tu Homepage

En tu mail

En tu PDA
Bajar Zip   Imprimir
RSS

Volver a la Pagina Anterior 

^ Arriba

Pagina Principal del Grupo Paleo

Principal PaleoArgentina Agregar en Mis Favoritos Contáctese a PaleoArgentina

Copyright  ©  2001 - PaleoArgentina Web. Pagina de Divulgación Científica del Grupo Paleo Contenidos Educativos. Aviso Legal Pagina Abierta a toda la comunidad. Todos los derechos reservados.  www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/.

 

Política de privacidad   Objetivos   Declaración de responsabilidad   Aviso Legal   Colaboraciones   Contactos   Salir

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 
 

 

 

 

 

Queres agregar algo o notificar un error? -   PaleoArgentina es un lugar abierto a toda la comunidad científica, técnica y aficionados. grupopaleo@gmail.com

Aviso Legal

 

 

 

 
Grupo Paleo
PaleoArgentina
Agregar a Mis Favoritos 
Presentación
Objetivos
Colaboraciones
Copyright 
Política de privacidad 
Declaración de responsabilidad 
Aviso Legal
 

Buscanos en

como

 
Introducción
PaleoGuia
Precámbrico
Paleozoico
Triasico
Jurasico
Cretácico
Paleoceno
Eoceno
Oligoceno
Mioceno
Plioceno
Pleistoceno
Holoceno
Bibliografía
 

 
Paleo Pioneros
Paleo Lectores
Paleo Divulgación
Paleo Instituciones
Paleo Exposiciones
Paleo Congresos
Paleo Resúmenes
Paleo Bibliografía
Paleo Turismo
Paleo Web Site
Paleo Climatología
Paleo Internacional
Paleo Hemeroteca
Paleo Glosario
Paleo Videos
Paleo Animatrónica
 

 
Sabias que?
Tiempo Geológico
Donde Estudiar 
Para los mas pequeños
El origen de la vida
Ingreciones Marinas
Estampillas Fósiles
Nuestros Artistas
Antartida - Antartica
Documentales y.....
Principales Yacimientos
Apuntes Universitarios
Paleo Escolar
Preguntas Frecuentes
Ley de Protección
Geografía Continental
Combustibles Fósiles
 

 

 

 

 

 

EXTRAER, ROMPER, APROPIARSE O VENDER FÓSILES ESTA PENALIZADO!!!

>>Ver Ley