PaleoArgentina.  Biografia de Don Lorenzo Julio Parodi, Auguste Bravard, Egidio Feruglio y Friedrich Von Huene.
 
    El Portal Paleontologico mas completo de lengua hispana. Gracias por visitarnos y esperamos su colaboracion.
 

PaleoArgentina Web - Portal Paleontológico

I Pagina Principal I Presentación I Agregar en Mis Favoritos I Imprimir  I Copyright  I Correo I Colabore I Gmail I Grupo Paleo

 

 

Egidio Feruglio y sus aportes a la Paleontología Patagónica.

Tomado de: Magnussen Saffer, Mariano (2011). Egidio Feruglio y sus aportes a la Paleontología Patagónica. Paleo, Revista Argentina de Paleontología. Boletín Paleontológico. Año 9. 58: 28-30. marianomagnussen@yahoo.com.ar

Fue un naturalista, geólogo, y docente italiano. Doctor en ciencias naturales. Nació el 1 de Septiembre de 1897 en Felletto Umberto, Provincia de Udine, Italia. Egidio Feruglio se doctoró en 1920, a los veintidós años en Ciencias Naturales, en la Universidad de Florencia y luego fue designado geólogo en la oficina Hidrográfica y en el Departamento Químico Agrario de Venecia, para pasar poco después a actuar como ayudante geólogo en la Universidad de Cagliari.

En este período se dedicó especialmente a estudios y levantamientos geoagrológicos, geológicos, hidrológicos y glaciológicos en los Alpes, los Apeninos y en la isla de Cerdeña, y dictó las clases prácticas de la cátedra a la que estaba adscripto.

En 1925, viene a Argentina, y se incorporó como geólogo ayudante a la "Dirección General de Yacimientos Petrolíferos Fiscales", hasta 1928, realizando viajes de estudio en las provincias de Salta, Jujuy, Mendoza, Río Negro, Chubut y Santa Cruz, para la búsqueda y el levantamiento geológico de yacimientos petrolíferos.

Luego de un viaje de un año a Italia, donde realizó estudios de fósiles en el instituto Geológico de la Universidad de Bolonia, volvió a Argentina, para continuar sus investigaciones al frente de las comisiones geológicas de YPF destacadas en la Patagonia y en la provincia de Salta. De 1932 hasta 1934 estuvo nuevamente en Italia, incorporado al Instituto Geológico de la Universidad de Bolonia, en la cual dictó paleontología, se dedicó al estudio de fósiles, y efectuó levantamientos en los Alpes Orientales.

De vuelta en Argentina en 1934, reanudó sus trabajos y estudios como jefe de las exploraciones geológicas que realizaba YPF en la Patagonia. En 1937, pasó a la Dirección General en Buenos Aires, y de allí efectuó viajes de estudio y levantamiento en Corrientes, Mendoza, Neuquén, Río Negro, Patagonia y Tierra del Fuego. A mediados de 1940, fue adscripto a la Universidad Nacional de Cuyo, en Mendoza, con la misión de organizar el Instituto del Petróleo y dictar el curso de mineralogía y geología en la Escuela de Agronomía.

En 1941, se incorporó definitivamente a la Universidad. Desde entonces siguió desempeñando el cargo de director del Instituto del Petróleo, y dictando en él las cátedras de geología y petrología. Además de los trabajos y estudios directamente relacionados con los cargos desempeñados, efectuó por su cuenta exploraciones en Uruguay, en la Cordillera del lago Argentino (conjuntamente con el padre Alberto M. De Agostini) y viajes a las provincias de Córdoba, San Juan, La Rioja, etcétera, a Chile austral y central, y al Brasil.

Autor de un centenar de publicaciones sobre geología, paleontología y fisiografía, editadas en Italia y en la Argentina, e ilustradas en parte con mapas geológicos. Su principal contribución científica se refiere a la región véneta en su patria, y a la Patagonia. Colaboró en diversas revistas europeas y argentinas. Fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias y correspondiente y socio de varias instituciones científicas nacionales y extranjeras.

Por ello, a más de 50 años de su muerte, la ciudad Trelew en la Provincia de Chubut, el Museo Paleontologico mas importante de la Patagonia, lleva su nombre en honor a este gran científico, definitivamente incorporado a la historia de Argentina. Falleció en su ciudad natal, en 1954.

Bibliografía Sugerida

Babini, J. 1954. La evolución del pensamiento científico en la argentina. Ediciones La Fragua. Buenos Aires. 250 pp.

Camacho, H. 2004. Día del geólogo. Boletín Carnotaurus Nº 51: pp3

Egidio Feruglio. Wikipedia.

Magnussen Saffer, Mariano (2009). Reseña histórica de la evolución de la Ciencia Paleontológica en la Republica Argentina desde 1772 a 1910. Paleo, Boletín Paleontológico. Año 7. 41: 07-09.

SPENCER, F., 1990, Piltdown. A Scientific Forgery, Oxford University Press, London.

 

Auguste Bravard. Un interprete de los procesos geológicos y su influencia en el desarrollo de la paleontología.

Tomado de; Magnussen Saffer, Mariano (2010). Auguste Bravard. Un interprete de los procesos geológicos y su influencia en el desarrollo de la paleontología. Paleo, Boletín Paleontológico. Año 8. 46: 10-12. marianomagnussen@yahoo.com.ar 

Augusto Bravard. Nació en Auvergne (Francia) a principios del siglo XIX. Poco se sabe de la vida de Augusto Bravard en los tiempos previos a su llegada a la Argentina. Diplomado de ingeniero, se dedicó a la explotación de las minas de plomo en distintas regiones de su país, y, a través de esta tarea, se hizo de una importante colección geológica que vendió al Museo de Londres.

Esto lo decidió a encarar una carrera autodidacta como geólogo y paleontólogo. Más tarde, en Clermont Ferrant, en la función de ingeniero municipal, Bravard se especializó en las investigaciones de arqueología histórica, y redactó numerosos escritos que publicaría en nuestro país. A mediados de la década de 1830, Bravard competía con personas como Lartet y Croizet en la adquisición de las mejores colecciones paleontológicas que posteriormente se vendían a museos públicos y privados. Así se logró vincular con Cuvier y con Lauvillard. Como otros coleccionistas, Bravard destinaba recursos procedentes de su principal ocupación y gran parte de su tiempo en la formación de colecciones.

Como d´Orbigny, Bonpland y Burmeister, Augusto Bravard fue uno de los importantes naturalistas extranjeros que tomaron a la Argentina como país de adopción y lugar de desarrollo de sus respectivas carreras científicas, fascinados en buena medida por la gran cantidad de fósiles que se podían desenterrar de estas tierras.

Bravard llegó al país probablemente en 1853, instalándose en Buenos Aires. Continuó aquí con el coleccionismo de fósiles, tal como lo hacía en su país natal. Hizo sus primeras investigaciones en la Boca del Riachuelo y la Recoleta, en el área metropolitana, logrando reunir una buena colección de mamíferos fósiles del Pleistoceno temprano y medio que en 1854 vendió al British Museum of Natural History, y también recolecto numerosos fósiles en los terrenos terciarios marinos de las barrancas del Paraná.

Por estos trabajos, le fue ofrecida la dirección del Museo Nacional de aquella ciudad, creado por Urquiza en 1854, y en el que sucedería al belga Du Graty. Instalado ya en Paraná, incursionó en temas básicos de geología general, incluyendo estratigrafía, paleontología y génesis sedimentaria.

Bravard continuó sus expediciones en Entre Ríos, y más tarde marchó a Mendoza, donde permaneció solo algún tiempo, ya que fue comisionado para estudiar los terrenos auríferos de las sierras de Córdoba. La orden, impartida por el presidente Urquiza, la recibía en calidad de Inspector General de Minas, cargo que había recibido en 1857 

Los aportes geológicos de Bravard están fuertemente influidos por las ideas del geólogo escocés Charles Lyell (1797-1875), quien, basándose en el concepto del Actualismo de James Hutton (1726-1797), lo lleva al “más extremo y dogmático” del Uniformitarismo (Harrington, 1973: 305). Estos conceptos, al igual que el concerniente al enorme lapso temporal involucrado por los procesos geológicos, distaban mucho de tener un consenso generalizado en la época de Bravard, aún fuertemente influida por la antigüedad bíblica atribuida a la Tierra.

Por otra parte, debe destacarse que el aporte estrictamente paleontológico de Bravard se limita a listados donde crea numerosos nombres específicos, y aun genéricos especialmente para los vertebrados, sin acompañarlos de una descripción; ciertamente, esos nombres carecen actualmente de validez nomenclatural. Sin embargo, algunos de los mamíferos fósiles nominados por Bravard fueron reconocidos ya en el siglo XIX como de valor estratigráfico. Tal es el caso del “Typotherium”, nombre dado a un ungulado nativo extinto que frecuentemente se encontraba en los sedimentos del Pleistoceno inferior y medio que afloraban en la costa del Río de la Plata, en la actual ciudad de Buenos Aires. Este mamífero fue descrito formalmente por el geólogo y paleontólogo francés Marcel de Serrés con el nombre de Mesotherium. Adolf Doering utilizó al “Typotherium como fósil característico de su “Piso pampeano inferior” , criterio que compartieron Kaspar Jacob Roth y Florentino Ameghino.

Resultaron de su corta estadía en la Argentina tres publicaciones fundamentales: “Observaciones geológicas sobre diferentes terrenos de transporte en la hoya del Plata”, “Estado físico del territorio. Geología de las pampas”, publicado en “Registro Estadístico del Estado de Buenos Aires”, ambas de 1857, y “Monografía de los terrenos marinos terciarios de las cercanías del Paraná”, publicada en 1858. A ellos se agrega el “Mapa geológico y topográfico de los alrededores de Bahía Blanca” (1857) y un catálogo enumerativo: “Catalogue des especes danimaux fósiles recueillies dans lAmerique du Sud de 1852 a 1860” (1860).

Auguste Bravard murió trágicamente en ocasión del terremoto que devastó la ciudad de Mendoza el 20 de marzo de 1861. Su última colección permaneció en la Argentina y tras su muerte el Estado Argentino la adquirió en 1866 para destinarla al Museo Nacional Argentino que se fundaría anexo a la Academia y Facultad de Ciencias Matemáticas y Físicas de Córdoba. Finalmente su colección fue depositada en el Museo Público de Buenos Aires que dirigía el sabio Carlos Germán Conrado Burmeister (1807-1892).

Bibliografía Sugerida.

Ameghino, F., 1889. Contribución al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina. Actas de la Academia Nacional de Ciencias de la República Argentina en Córdoba, 6; 1027 pp.

Borrello, A. V., 1970. Augusto Bravard, precursor de la cartografía geológica argentina. Boletín Academia Nacional de Ciencias, Córdoba, 48: 455-460.

Bravard, A., 1857 a. Observaciones geológicas sobre diferentes terrenos de transporte en la hoya del Plata. Biblioteca del diario La Prensa, Buenos Aires.

Bravard, A., 1857 b. Geología de las pampas. En Territorio, Estado Físico del Territorio, Registro Estadístico del Estado de Buenos Aires, tomo primero. Imprenta de la Tribuna, 22 pp.

Bravard, A., 1858. Monografía de los terrenos marinos terciarios de las cercanías del Paraná. Imprenta del Registro Oficial, Paraná, 107 pp.

Cione, A. L. y Tonni, E. P., 2005. Bioestratigrafía basada en mamíferos del Cenozoico superior de la provincia de Buenos Aires, Argentina.

Doering, A., 1882. Informe oficial de la Comisión Científica agregada al Estado Mayor General de la Expedición al Río Negro. Entrega 3, 3ra. parte, Geología, pp. 401-430; Buenos Aires.

Eduardo P. TONNI , Ricardo C. PASQUALI y José H. LAZA. Auguste Bravard y su Contribución al Desarrollo de las Ciencias de la Tierra en la Argentina

Tonni, E .P. y Pasquali, R. C., 2006. Alcide d’Orbigny in Argentina: the beginning of stratigraphical studies and theories on the origin of the «pampean sediments». Earth Sciences History 25 (2): 215222.

 

Don Lorenzo Julio Parodi.

Ciencia y polémicas sobre el origen Terciario del Hombre.

 

Fragmento del articulo publicado originalmente: Magnussen Saffer, Mariano. (2008). Don Lorenzo Julio Parodi. Ciencia y polémicas sobre el origen Terciario del Hombre. Año 6 numero 32: 19 - 21.

Don Lorenzo Julio Parodi era un inmigrante italiano, que no sabia leer ni escribir sino solamente firmar. No hablaba castellano, sino una mezcla de ese idioma y del dialecto Genovés. Boman afirma "que la impresión que da al conversar con él, es la de un hombre del pueblo simpático y franco con ciertos rasgos de viveza especial que generalmente se atribuye a los genoveses". Se dedicaba a coleccionar fósiles en la provincia bonaerense que luego vendía al Museo de Historia Natural de Buenos Aires y a otros Institutos.

Hrdlicka lo llamaba "the gardner Parodi", pues parece ser que durante un tiempo trabajó de jardinero, abandonando esa actividad para cumplir sus tareas como empleado extraordinario del Museo Nacional (pagado con fondos de esa Institución), con un sueldo mensual de 200 pesos, y residencia permanente en Miramar. La función que debía cumplir Parodi, era la de vigilar, por encargo del director en ese momento del Museo, Carlos Ameghino, las barrancas de la costa atlántica para detectar alguna pieza arqueológica o resto fósil incrustado en las mismas. De acuerdo a las instrucciones dadas por Carlos Ameghino, debía dejar el objeto en el lugar donde asomaba. avisando por telégrafo a éste a fin de enviar personal para su extracción.

Boman recuerda que el Padre Blanco afirmaba que don Lorenzo Parodi acrecentaba sus ganancias, sirviendo de cicerone a las personas que se encontraban visitando el balneario de Miramar. Aprovechaba la curiosidad, según nuestro autor de los visitantes que querían conocer el lugar donde aparecieron los restos del "hombre Terciario", propuesto años antes por el sabio Florentino Ameghino. A tal fin los llevaba al lugar en un pequeño coche de su propiedad y solía indicarles que cavaran en determinado lugar donde generalmente aparecía algún objeto lítico, alguna bola o sílex tallado.
   

Foto: Carlos Ameghino y Lorenzo Parodi. Gentileza, Museo Municipal de Ciencias Naturales Punta Hermengo de Miramar.

La figura de Parodi nace a la discusión junto con el yacimiento arqueológico de Miramar, puesto que es él quien lo descubre en una acción puramente casual. Los primeros objetos hallados, según Torres y Ameghino, se debieron a un hecho fortuito, pues cuando el mencionando Parodi se hallaba sacando un trozo de escoria, su pico chocó con una piedra dura que resultó ser una "bola". Los investigadores mencionados habían comenzado a estudiar la zona a partir de 1913 publicando dos informes (analizados en otra parte de esta obra) habiendo encargado a Parodi que los mantuviera enterado de cualquier objeto que apareciera en las barrancas de la costa. Luego se sumo el hallazgo de otros instrumentos líticos en sedimentos Terciarios y el polémico fémur de Toxodon con una punta de proyectil.

Carlos Ameghino reafirma su confianza en Parodi. En la primera reunión de la Sociedad Argentina de Ciencias Naturales de Tucumán de 1916 proclamó ante los presentes, como un acto de justicia, que los hallazgos del "Hombre Terciario" se han debido a la actividad y perspicacia de Lorenzo Parodi que es el hombre avezado que el Museo Nacional de Buenos Aires, mantiene en aquellas costas.

El padre Blanco utiliza esas palabras para apuntar más lejos cuando afirma que ese peón "Naturalista viajero" está al servicio, no tanto de la ciencia sino a servicio del Director del Museo Nacional (Carlos Ameghino), quien en otro tiempo también fue naturalista viajero a servicio de su hermano (Florentino Ameghino) y que no tiene otro título habilitante que el haberse pasado la vida juntando fósiles. Y va más lejos aún cuando afirma que este empeño sobre el hombre terciario es una cuestión de honra de familia, "y el hermano del finado está dispuesto a consumir en ello cuanto sea menester". El receptor último de la critica resulta sin duda Florentino Ameghino. Por carácter transitivo se parte de Parodi, de éste a Carlos Ameghino y por último se termina en la obra del sabio.

Bibliografía Sugerida:

Daino, L., 1979, “Exégesis histórica de los hallazgos arqueológicos de la costa atlántica bonaerense”, Prehistoria Bonaerense, 95-195.

Magnussen Saffer, Mariano. (2005). Naturaleza Pampeana. Publicación digitalizada del Museo Municipal de Ciencias Naturales "Punta Hermengo" de Miramar.

 


Friedrich Von Huene.

Un largo paso por la paleontología sudamericana.

Fragmento del articulo publicado originalmente: Magnussen Saffer, Mariano. (2009). Friedrich Von Huene. Un largo paso por la paleontología sudamericana. Año 7 numero 34: 15 - 16.

Fue un paleontólogo alemán (Turingia, 22 de marzo de 1875 - Turingia 4 de abril de 1969). Fue el paleontólogo que más especies de dinosaurios designó en toda Europa durante la primera mitad del siglo XX.

Fue catedrático de paleontología en la universidad de Tubinga (1901-56) y profesor de la misma disciplina hasta 1965. Junto a Robert Broon, realizó un estudio detallado sobre la fauna fósil del triásico de Karoo (Sudáfrica) en 1905 y él mismo realizó estudios sobre el triásico de Turingia (1908) y el río Nucker (1921-24) y el cretácico de la Patagonia (1919). Entre los Dinosaurios y fósiles descritos por Huene se encuentran Halticosaurus (1908), Saltopus (1910) y Altispinax (1922), todos ellos del grupo de los Terópodos.

Llegó a la Argentina en 1923 contratado por el Museo de La Plata para estudiar los restos de dinosaurios depositados en esa institución y se convirtió en un precursor del estudio de los tetrápodos mesozóicos en América del Sur. A lo largo de su vida Huene realizó fecundos trabajos sobre tetrápodos inferiores principalmente de Europa, África, Brasil, Argentina y Estados Unidos.

En 1922 el Museo de La Plata contaba con numerosos restos de dinosaurios en sus colecciones, pero carecía de un especialista idóneo en el tema, pues el Doctor Santiago Roth (1850-1924), jefe del Departamento de Paleontología de Vertebrados, ya se encontraba con un estado de salud bastante delicado. Ante tales circunstancias, entre fines del año 1922 y comienzos de 1923, el por entonces director, Doctor Luis María Torres (1878-1937), inició por intermedio del Doctor Walther Schiller (1879-1944) las gestiones para que el Profesor de la Universidad de Tübingen, Friedrich von Huene, viniera contratado para trabajar durante una temporada en la mencionada institución platense.

Una vez iniciado en el estudio de los dinosaurios descubiertos en el territorio argentino, el Profesor Huene no se limitó solamente a describir los materiales existentes en el Museo de La Plata y aceptó trabajar también con los que le fueron ofrecidos por el Museo Nacional de Historia Natural y por la Dirección de Minas y Geología de la Nación. El Profesor Huene también trabajó en nuestro país con reptiles marinos, determinó algunos materiales y dio a conocer algunos trabajos, así en 1925 publicó en la Revista del Museo de La Plata sobre los restos de un ictiosaurio

Durante el verano de 1923-1924, acompañado por los Doctores Luis María Torres y Walther Schiller y los técnicos Bernardo Eugui y Octavio Fernández, el Profesor Huene realizó exploraciones en los territorios de Río Negro, Neuquén y Chubut. Visitó en el norte de la Patagonia los yacimientos del cerro de la Policía, de donde pasó a nuestro país hermano de Chile para ampliar sus observaciones. De regreso en el territorio argentino continuó viaje por Aguada del Caño, Bajada del Chocón, Aguada de Córdoba y finalmente se dirigió a Chubut, de donde regresó a la ciudad de La Plata a fines del mes de febrero de 1924.

Poco antes de que falleciera (1968), el Profesor Huene fue visitado en su despacho de Tübingen por el Doctor José F. Bonaparte y tras su muerte fue justamente Bonaparte quien escribió una breve nota necrológica que publicó Ameghiniana, la Revista de la Asociación Paleontológica Argentina

Bibliografía Sugerida:

BONAPARTE, J.F., "Necrológica: Friedrich von Huene", Ameghiniana, 1970; 7 (2): 138, Asociación Paleontológica Argentina, Buenos Aires.

BONDESIO, P., "Cien años de la paleontología en el Museo de La Plata", Obra del Centenario del Museo de La Plata, 1977; I: 75-87, La Plata.

GIACCHINO, A. 2001. FRIEDRICH VON HUENE EN LA ARGENTINA. Artículo publicado en Ágora Philosóphica, Revista Marplatense de Filosofía, 2001.

TORRES, L.M., "Memoria del Museo de La Plata correspondiente a los años 1922 y 1923", Revista del Museo de La Plata, 1924; 1-49, La Plata.

TORRES, L.M., "Memoria del Museo de La Plata correspondiente al año 1924", Revista del Museo de La Plata, 1926; 1-18, La Plata. REIG, O.A., "La paleontología de vertebrados en la Argentina: retrospección y prospectiva", Holmbergia, 1962; 6 (17): 67-127, Buenos Aires.


 

Volver a Bibliografía de Pioneros de la Paleontología.

 

Usted es el visitante numero que consulta esta sección.


En tu hogar

Formato PDF

Archivo

Tu Homepage

En tu mail

En tu PDA
Bajar Zip   Imprimir
RSS

Volver a la Pagina Anterior 

^ Arriba

Pagina Principal del Grupo Paleo

Principal PaleoArgentina Agregar en Mis Favoritos Contáctese a PaleoArgentina

Copyright  ©  2001 - PaleoArgentina Web. Pagina de Divulgación Científica del Grupo Paleo Contenidos Educativos. Aviso Legal Pagina Abierta a toda la comunidad. Todos los derechos reservados.  www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/.

 

 

Política de privacidad   Objetivos   Declaración de responsabilidad   Aviso Legal   Colaboraciones   Contactos   Salir

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 
 

 

 

 

 

Queres agregar algo o notificar un error? -   PaleoArgentina es un lugar abierto a toda la comunidad científica, técnica y aficionados. grupopaleo@gmail.com

Aviso Legal

 

 

 

 
Grupo Paleo
PaleoArgentina
Agregar a Mis Favoritos 
Presentación
Objetivos
Colaboraciones
Copyright 
Política de privacidad 
Declaración de responsabilidad 
Aviso Legal
 

Buscanos en

como

 
Introducción
PaleoGuia
Precámbrico
Paleozoico
Triasico
Jurasico
Cretácico
Paleoceno
Eoceno
Oligoceno
Mioceno
Plioceno
Pleistoceno
Holoceno
Bibliografía
 

 
Paleo Pioneros
Paleo Lectores
Paleo Divulgación
Paleo Instituciones
Paleo Exposiciones
Paleo Congresos
Paleo Resúmenes
Paleo Bibliografía
Paleo Turismo
Paleo Web Site
Paleo Climatología
Paleo Internacional
Paleo Hemeroteca
Paleo Glosario
Paleo Videos
Paleo Animatrónica
 

 
Sabias que?
Tiempo Geológico
Donde Estudiar 
Para los mas pequeños
El origen de la vida
Ingreciones Marinas
Estampillas Fósiles
Nuestros Artistas
Antartida - Antartica
Documentales y.....
Principales Yacimientos
Apuntes Universitarios
Paleo Escolar
Preguntas Frecuentes
Ley de Protección
Geografía Continental
Combustibles Fósiles
 

 

 

 

 

 

EXTRAER, ROMPER, APROPIARSE O VENDER FÓSILES ESTA PENALIZADO!!!

>>Ver Ley